Abd-ru-shin, En la Luz de la Verdad, Mensaje del Grial

EL REY DE LA CREACIÓN

He visto al Rey con un rostro de Gloria.
Él es el Ojo y el Sol del Cielo.
Él es el compañero y sanador de todos los Seres.
Él es el Alma y el Universo que da nacimiento a todas las Almas.

Rumi

Abd-ru-shin, En la Luz de la Verdad, Mensaje del Grial, Mensaje del Grial (enlaces), Sin categoría

LA TUMBA EN LAS MONTAÑAS

FB_IMG_1546298753724

 

LA TUMBA EN LAS MONTAÑAS

La lectura del pequeño folleto me había hecho reflexionar. Me sorprendió singularmente la forma en que este hombre explicó los problemas de la vida.Por cierto, ¿los explicó? Sí, hasta cierto punto.Pero lo que acababa de leer superaba lo que generalmente se entiende por “explicación”.

Un amigo me había traído el pequeño folleto. Siempre me había interesado todo lo relacionado con el sentido de la vida.Pero nada me ha conmovido tanto como las palabras de este hombre, llamado Abdrushin.

Esta voz grave, que dio origen a una melodía en mi alma, me parecía que ya la había escuchado antes, en el pasado lejano, y sentí el inmenso amor que emanaba de estas “Hojas del Grial”, un amor que despierta el bien en el hombre, a pesar de la severidad contenida en las palabras de Abdrushin.

Sentí claramente que eran “pulsadas”, y no compuestas y buscadas a la manera de los hombres.Se levantan como una roca inquebrantable.

Y un día, estaba frente a Abdrushin. Las calumnias, que los periódicos lanzaron contra él, no me habían impedido ir al Tirol, donde el autor del Mensaje del Grial vivía en las montañas.

No podía ver nada fanático en su persona, y mis oídos no escucharon palabras untuosas ni oscuridad mística. La comprensión y el amor de todo lo que vive en la creación estaba irradiando literalmente de él.

Habló del significado de la vida, la formación y evolución del espíritu humano. Ante mis ojos, las grandes secuencias de “vida” se desplegaron.

Todo debe su presencia al origen supremo de toda existencia, a DIOS. Solo el hombre se mantiene apartado de las leyes de la naturaleza, no quiere encajar en todo, perdió su camino…para ir a la aventura.

Solo la vida de acuerdo con las leyes inmutables de Dios, las leyes explicadas en el Mensaje del Grial y de acuerdo con las palabras de Cristo, le devolverán la armonía y la felicidad nuevamente.

En este día, aprendí mucho y vislumbré perspectivas infinitas. Regresé, conmovido. Se me ha revelado una Verdad que quiere llegar a los hombres en gran angustia.

* * *
Han pasado años desde mi inolvidable visita al Tirol. Mientras tanto, la guerra se extendió por toda la Tierra, extendiendo la destrucción y la desgracia.

La voz de Abdrushin desde la verdad sonaba en vano. Sólo unos pocos hombres lo escucharon.
Desconocido, desconocido, Abdrushin dejó esta Tierra.

* * *
Una vez más subí a la montaña, pensativo y triste. Mis pensamientos no pudieron calmarse.

¿Podrían los hombres ser tan malos como para rechazar la ayuda
que los devuelve con solicitud en el camino de la Verdad?

No, esto no es posible! Sólo se han ido. Su parte inferior no es gangrenosa, solo parece oscurecida por el amor a lo terrenal, lo pasajero …lo humano es vano.El espíritu que resiste…siempre queda

Las manos amorosas habían construido una pirámide para recibir los restos mortales de el Maestro. Allá arriba, en la montaña, su silueta silenciosa y severa domina el valle.

Con una mano conmovedora acaricié amorosamente la piedra fría.

Mientras las flores estén floreciendo, mientras suenen las aguas
y las montañas se eleven hasta el infinito…
habrá hombres para escuchar la voz de Abdrushin
y seguir el camino de la libertad espiritual.

Publicado en noviembre de 1951 por Alfred Grégoire en “Comunicación”

http://message-du-graal.blogspot.com

Abd-ru-shin, En la Luz de la Verdad, Mensaje del Grial, Mensaje del Grial (enlaces), Sin categoría

LA VOZ DE ABDRUSHIN

FB_IMG_1546297688820

Mientras las flores estén floreciendo, mientras suenen las aguas y las montañas se eleven hasta el infinito… habrá hombres para escuchar la voz de Abdrushin y seguir el camino de la libertad espiritual.

Alfred Grégoire