Roselis von Sass

NACIMIENTO DE CRISTO

 

be2f232dd69aa65e48376e5807983d1b

“Todos los seres humanos, cuando aún estaban ligados a la Luz, sabían, a través de sus auxiliadores espirituales y enteales*, que en ese período en que hoy se celebra el nacimiento de Cristo se extendía para ellos el amor celeste, y que deberían prepararse especialmente para el acontecimiento a fin de participar de esa ofrenda del cielo de manera solemne y digna.” (El Libro del Juicio Final – Roselis von Sass – *Seres que se ocupan con la naturaleza y el desarrollo de los astros)

Anuncios
Herbert Vollmann

HADAS Y GNOMOS DE JARDINES

FB_IMG_1545428020089

Hadas y Gnomos de Jardines

por Herbert Vollmann

CUANDO NUESTROS OJOS se abrieron de repente para permitirnos ver el funcionamiento interior de la Naturaleza, estaríamos perdidos en asombro y admiración.

En todas partes, descubrimos que las fuerzas activas en la naturaleza son seres vivos, que participan con avidez y conciencia en el surgimiento y desaparición en los vastos reinos de la naturaleza.

Si pudiéramos mirar más de cerca, también descubriríamos finalmente los arquetipos de los gnomos de jardín, de los cuales unas imágenes aproximadas, más o menos bien producidas, adornan muchos jardines.

Este vislumbre detrás de la cortina del más allá es, por supuesto, posible sólo para los seres humanos como el presente para él, por lo tanto, que son clarividentes. Son ellos quienes, en algún momento, dibujaron las figuras de los enanos o gnomos y los transmitieron.

Las pequeñas criaturas de la naturaleza, a la que pertenecen los  elfos, así como los espíritus del agua, salamandras, las sílfides y así sucesivamente, ya estaban activos en la tierra mucho antes de que el hombre puso el pie en él por primera vez. Sin su participación no habría montañas, prados, ríos, lagos y mares.

Toda la naturaleza es animada por estos siervos fieles de Dios, que ejecutan su voluntad y sus mandamientos con exactitud en todas las cosas.

Una vez que ellos se balancean abnegadamente en la Voluntad de Dios, no pueden ser maliciosos ni equivocados. Sólo hombres imputaron tales cosas a ellos. Por toda la tierra, desde tiempos antiguos y también más recientes, existen muchas tradiciones sobre los seres de la naturaleza. En la Biblia se mencionan en el Evangelio de Marcos (4, 35-41), donde dice: “Y Jesús se levantó, y reprendió el viento, y dijo al mar: Paz, quédate quieto. Y el viento cesó y hubo una gran calma.

Esta simple descripción bíblica no expresa nada más que Jesús habló a aquellos seres de la naturaleza que son activos en los elementos del aire y del agua.

De  Paracelso , el famoso médico y estudioso de  la naturaleza  en la Edad Media, la tradición dice que, aun cuando un muchacho, él era capaz de ver las pequeñas criaturas de la naturaleza que trabajan en la mina de plomo en  Karnten . Su padre  asistió a  los mineros como unmédico.

Los gnomos compartieron con él mucho conocimiento de su actividad, explicando las fuerzas misteriosas en flores, metales y minerales, y cómo deben ser usadas para la salud y para la cura de enfermedades.Más tarde,  Paracelso  publicó un folleto sobre su experiencia con los seres de agua, tierra, fuego y aire.

Las personas de los tiempos antiguos vieron y oyeron estos seres con mucho más frecuencia de lo que es el caso hoy en día. Fue un bendecido trabajar juntos, un alegre dar y recibir ayudando y apoyando el amor.

Pero por un largo tiempo ahora, con pocas excepciones, los hombres, a través de su creciente actitud materialista, perdieron la conexión con los ayudantes del más allá. Ellos fueron finalmente prohibidos por los hombres para el reino de los cuentos de hadas y fábulas.

Sus formas reales se tornaron cada vez menos fieles a la naturaleza, y el conocimiento ya existente de su actividad se volvió superficial y se fundió en historias fantásticas, que difícilmente corresponden a la realidad.

Por último, pero no menos importante, durante ciertos períodos, el conocimiento de los seres de la naturaleza fue suprimido a la fuerza como herejía.

Sin embargo, los seres de la naturaleza todavía existen hasta hoy, en plena actividad. Ellos dirigen y guían, cuidan y protegen, alimentan y nutren, forman y se unen. En el plano astral, ellos crean maravillosos prototipos y modelos para la materia grosera de la Tierra.

O participan en los grandes vuelos de las aves migratorias, que contienen tanto lo que es misterioso para los hombres, en el que el sol, las estrellas y los campos magnéticos son de hecho importantes para el exterior; pero detrás de él están los siervos animistas, controlando y ayudando.

También advierte sobre los acontecimientos naturales, a los que los animales de advertencia son particularmente sensibles. Esto, sin embargo, no tiene nada que ver ni con el instinto ni con un sexto sentido, pero los animales simplemente ven a los seres de la naturaleza y reconocen sus advertencias, porque, debido a sus especies relacionadas, son más receptivos a ellos que los los hombres.

Los animales entonces transmiten las advertencias a los hombres por medio de comportamiento conspicuo y, de esa forma, las vidas de muchos ya han sido salvadas.

En el Libro de los Números (22, 21-35) tal visión se describe muy expresamente. El burro en el que el profeta  Balaam  iba montado de repente vio ante él un ser superior, un ángel del Señor que sostiene una espada desnuda en la mano, y se negó a ir más allá.

En un primer momento,  Balaam  no vio al ángel y llegó a los difíciles tres veces hacia atrás hasta que sus ojos se abrieron. Entonces él también podía ver al ángel y reconocer que él mismo estaba a punto de hacer algo mal.

En su actividad, los seres de la naturaleza trabajan con rayos, que ellos enlazan, combinan, conducen y alejan, y que, por así decir, son sus instrumentos. Así, los pequeños maestros constructores también están activos en el surgimiento de la materia de los átomos.

Será un tiempo bendecido y pacífico cuando los hombres sean nuevamente capaces de asumir la conexión con los pequeños y grandes seres de la naturaleza. La clarividencia no es absolutamente necesaria para ello. Es suficiente que los espíritus humanos, a través de un esfuerzo constante y genuino, despierten en sí mismos la capacidad de discernir y, en su percepción interior, traten de acercarse a esos seres.

La confianza y un corazón puro son lo que es necesario para ello.Aquel que sólo desea satisfacer su curiosidad o estimular su imaginación no encontrará ninguna conexión.

Pero los siervos de Dios todavía lamentan sobre los espíritus humanos que les gusta conocer todo lo mejor, cuya arrogancia y escarnio ya tuvieron que callarse en conexión con muchas otras cosas intangibles, cuando lo que antes no podía ser visto fue hecho de repente. visible a través de instrumentos que han sido refinados.

Ciertamente todavía existen personas que son capaces de ver los seres de la naturaleza. Pero, la mayoría de las veces, permanecen en silencio sobre eso y guardan sus experiencias para sí mismos, a menos que, al menos una vez, encuentren personas que estén abiertas para eso, para quien su conocimiento es de beneficio espiritual. –

De acuerdo con estas explicaciones, ciertamente no es tan absurdo considerar las esculturas de hadas y gnomos de jardín como símbolos de los seres de la naturaleza existentes, que también ayudan a los seres humanos de varias maneras. Pero si las hadas y gnomos de yeso fueran un incentivo para preocuparnos más con los seres vivos, entonces ellos mismos cumplirían una tarea que hasta entonces no les era destinada.

Pues es notable cómo el uso de estas hadas artificiales y gnomos de jardín se ha vuelto tan difundido en muchos países. Tal vez eso también sea una indicación del hecho de que los seres de la naturaleza todavía están fuertemente anclados en la creencia popular.Pero a partir de tal creencia, con una fervorosa volición, un conocimiento del reino de la naturaleza en su plena vitalidad puede un día crecer nuevamente.

Porque la naturaleza no es más que el desdoblamiento natural de la actividad de los servidores animistas. Pero para el hombre, la Naturaleza, con todo su trabajo animista, es un paso indispensable en su desarrollo espiritual en la Tierra. Cuanto más esté ligado a la Naturaleza, más temprano podrá comenzar su ascenso espiritua

HERBERT VOLLMANN

https://svdcomplementos.blogspot.com/2018/12/fadas-e-gnomos-de-jardins.html

Sin categoría

CASSANDRA (2)

aacbe41260712043912b35f54b3f307f

CASSANDRA (2)

 

“Trajiste este mensaje cuando una niña nació bajo mi techo, Pericles. La niña está indudablemente bajo la protección especial de los dioses. No puedo explicar las cosas de manera diferente. Haremos fielmente lo que es correcto; De esta manera también serviremos a los dioses. Lo que es eterno puede esperar hasta que estemos muertos “.

 

Entonces el pastor se enojó:

“¡Cuídate, Príamo! Reflexiona, presta atención a cada una de mis palabras, porque están cargadas de sentido. No fui yo quien las dijo, sino el mensajero de Dios, y él no viene a por las pequeñas cosas de la vida cotidiana. No piense solo en la protección divina del niño, piense también en las palabras amenazadoras que acompañaron el anuncio de su venida:”

La voz del pastor sonaba cargada de amenazas.

Fue en esas horas cuando un destino capital para la humanidad comenzó su ciclo vibrando, pero los seres humanos no lo notaron en absoluto.

Pericles no encontró descanso. Recorrió la ciudad, fue a ver a los pastores y los campesinos, y dejó su rebaño para anunciar las palabras del ángel. Se dirigió a los pescadores para llevar las noticias a las islas que se encontraban en la distancia sobre el mar, y se dirigió a los mercaderes que se encontraban en la costa de Troya para que llevaran el mensaje del ángel a su tierra natal.

Pero la reina Hécuba, la madre de la niña, no lo toleraría. Ella primero le dio a Pericles la orden de que se callara para que la gente no se moviera, luego lo amenazó y,abrumado, Pericles caminaba por las calles de Troya; sacudió el polvo de sus pies e incluso dejó las pieles que los protegían en la orilla.

Luego le confió este mensaje a uno de los suyos:

“Dígale a Hécuba que el destino de Troya no podrá desmentir el mensaje del ángel, sino que las palabras: si no reconocen esta Luz, estarán condenados a morir”. ! se cumplirá “.

Una nube de confusión, un presagio de la desgracia, pesaba mucho en Troya, mientras que el único ser humano que había reconocido la Verdad abandonó el país.

Los años habían pasado.

Una luz azul brillaba sobre el mar. Las irregulares y húmedas rocas de la costa de Troya brillaban con la marea. Las olas estaban adornadas con pequeñas crestas de espuma que avanzaban hacia la orilla, murmurando. Las velas rojas y amarillas se destacaban contra las olas.

La playa de arena estaba salpicada de pequeñas rocas, mientras que esporádicamente rocas se extendían hacia el interior. Un camino empinado conducía desde Troya hasta el mar.

Desde las murallas de la ciudad desde donde podíamos distinguir las partes antiguas de las más recientes hasta los pastos un poco más altos, había arbustos cuyas ramas tocaban el suelo.

Troya había sido un pueblo de pastores, construido con piedras oscuras y sin cortar que venían de las cercanías. Las casas tenían techos planos sobre los cuales crecía la hierba. Pequeñas aberturas para ventanas aparecían como tantos agujeros oscuros a la luz del sol. Los muros que rodeaban las pequeñas granjas se habían dejado en bruto.

La parte reciente siguió la parte antigua sin ninguna transición. Aunque su arquitectura era simple y más áspera que las construcciones de las antiguas Hellas, reconoció la influencia del estilo griego en su apogeo. Todo fue sumario y algo grosero.

El imponente portal del castillo, que se abrió estrepitosamente, estaba flanqueado por torres cuadradas desde las que se podía ver un alto muro, lo suficientemente grande como para caminar. Detrás de esta pared, había un foso grande y profundo, cubierto de piedras lisas. Frente a la puerta había un gran puente de madera, que fue levantado por un mecanismo muy rudimentario.

Más allá del foso, había una plaza cuadrada, pavimentada con grandes piedras. A la derecha se alzaba un imponente edificio de columnas; En frente había una segunda pared con una puerta; a la izquierda, una sala alta con una galería interior y una galería exterior cerraron esta plaza. La galería interior conducía a una especie de bodegas en las que se disponían enormes ánforas de tierra,

Un segundo patio estaba lleno de carros y equipo agrícola. Estaba rodeado de establos que albergan muchos animales hermosos, principalmente vacas, toros y terneros. Los caballos compartían establos especiales con animales parecidos a burros. Un enorme perro canoso, de color amarillo grisáceo, custodiaba los establos.

A la izquierda, un portal conducía a un bosquecillo de laureles austero y silencioso. Los callejones arenosos estaban conectados entre sí y formaban un cuadrado. En el borde de estos callejones, se colocaron bancos de piedra a intervalos regulares. En el medio, había una cuenca, también en piedra, con agua y pescado.

Entre árboles cortados, un camino conducía a un muro oscuro en la parte antigua del castillo. En una inmensa entrada sostenida por columnas de madera estaba el trono del rey. Desde allí, una escalera ancha y empinada conducía a las habitaciones superiores. El marco era de color marrón oscuro. Las paredes y columnas estaban llenas de armas de todo tipo.

En el otro extremo de la habitación, unas ventanas altas y abiertas daban a un patio luminoso. Había árboles y unos pocos arbustos floridos rodeados por un peristilo en el techo plano del cual se habían construido los jardines, de los cuales caían vides deliciosas.

Sobre el gran salón del antiguo castillo había muchas habitaciones. El más externo de ellos era una habitación en la esquina con una vista clara de los patios y parte del antiguo suburbio, hasta el mar. Por otro lado, se podía observar la animada animación que reinaba en El patio de operaciones. Diseños multicolores adornaban las paredes de esta hermosa y amplia habitación en la que había recipientes de oro y arcilla.

Un diván de bronce cubierto con pieles y un cojín se instaló en una esquina. Cofres con ropa estaban dispuestos a lo largo de las paredes. El suelo estaba cubierto de losas de colores.

Era la habitación de la reina. Además, una segunda sala estaba llena de armas de guerra, trofeos e instrumentos. Una gran mesa de café cubierta con bocetos y dibujos mostraba que el rey Príamo estaba trabajando allí; Era su lugar favorito.

Las habitaciones de las mujeres estaban contiguas a la habitación de la reina, y las habitaciones de los hombres a la habitación del rey.

Las dependencias se encontraban en un ala especial del castillo. Solo se puede acceder por la corte o por cuartos de mujeres. Allí trabajaban criados de todas las edades.

Junto al viejo castillo estaba el nuevo edificio, que parecía un templo y contenía los pasillos. Estaba rodeado de hermosos jardines encerrados por una gran muralla.

Las salas del castillo estaban llenas de actividad. Los humanos se veían bien; Estaban acercándose a la imagen ideal de los dioses de la esencialidad.

Un hombre alto y vigoroso estaba en la habitación de la reina. Estaba vestido como un guerrero, perfectamente equipado para la batalla con coraza y casco griego adornado con crin. Una barba corta y rizada enmarcaba su rostro grave; debía haber sido castaño oscuro, pero una gran cantidad de gris se mezclaba con él ahora. Sus labios redondeados cubrían hermosos dientes, y su nariz fina y bien proporcionada le daba a su rostro una expresión especial.

A cada lado, los pliegues profundos atestiguaban una fuerte voluntad y la lucha que había luchado. Sus ojos azules, grises y luminosos tenían la gravedad benevolente del hombre maduro. Podrían tener una expresión valiente e incluso enojada, luego brillar nuevamente con amor como los ojos de un niño feliz. Su casco pesado sombreaba su frente alta con arrugas profundas. Sus grandes manos parecían capaces de agarrarse ásperamente; era evidente que sabían cómo manejar el arado y el caballo, que sabían cómo manejar la espada, pero que también podían manejar sabiamente la propiedad común, la corte y el ejército. La superioridad controlada se expresó en toda la forma de ser de Príamo. Todos lo miraron con confianza.

Héctor, también vestido de guerrero, se unió a él. Era más alto y más delgado que Príamo. La flexibilidad de sus movimientos reveló que él también era un maestro en el manejo de armas. Su rostro tenía el cálido color marrón del sur, todo bañado por el sol. Su cabello castaño oscuro caía en rizos cortos sobre su frente y sus sienes.

Sus grandes y oscuros ojos brillaban de alegría y fuerza. La armonía entre cuerpo y alma, así como la sencillez y la claridad, emanaban de su persona.

Hector también llevaba un casco plateado. Una capa blanca, que cubría su escudo de correo, se colocó sobre sus hombros. Agarró el escudo con fiereza y salió corriendo de la habitación, lanzando un grito de alegría; esperaba ganar otra victoria midiéndose a sus hermanos en el manejo de armas.

En ese momento, la cortina de la habitación contigua se desvió y una pequeña niña delgada apareció en la puerta. Su prenda de estilo griego dejó sus brazos y hombros libres, sobre los cuales caía un abundante cabello oscuro y ondulado, sostenido en su frente por una gran cinta blanca. Su cara delgada, con su nariz fina, se parecía a la de Hécuba; solo sus pómulos eran más anchos, y su frente más redondeada y más alta. Sus ojos azul grisáceos brillaban, grandes y serios.

Extendió sus pequeñas y enérgicas manos a su padre, que estaba a punto de emprender una expedición lejana, mientras su rostro expresaba amor y una tímida veneración.

El momento en que Príamo le anunció su proyecto fue para Cassandra el primer paso hacia su destino.

La habíamos cuidado bien hasta entonces. Fue servida con dedicación por las sirvientas, amada por sus hermanos y hermanas y protegida con solicitud por los ojos vigilantes de su madre.

Tan pura como rara, esta flor creció como un capullo que aún no ha alcanzado el momento de su madurez y está sombreada y protegida por las hojas y flores que la rodean.

¡Una Luz se había elevado sobre los muros de Troya, la Luz de la iluminación de las generaciones futuras! La Voluntad más sublime había enviado esta Luz incluso antes de que las grandes personas de los griegos pudieran sembrar la semilla de la decadencia dentro de los muros de Troya.

Se tuvo que formar un sobre para Cassandra en la forma terrenal de una niña sana de descendencia real. ¡También fue necesario preparar el terreno sobre el cual ella podría desarrollarse para convertirse en la antorcha del mundo y la salvación de la mujer, para fortalecer y guiar el espíritu, para sostener la vida y sanar a los pueblos!

En las paredes de Troya, nadie sabía aún qué joya les había sido confiada. Este pueblo de pastores, así como sus príncipes, fueron dotados de un sentido natural innato para todo lo que toca lo esencial de la vida terrestre. Su ciudad tenía todo para convertirse en un punto de encuentro para el comercio, la navegación y todas las ramas florecientes del arte y la ciencia, así como un puente hacia los reinos cerrados del este.

Es por eso que Troya fue vigilada subrepticiamente sobre los mares, envidiada y, a menudo, abiertamente combatida, por lo que los pacíficos pastores y campesinos tuvieron que endurecerse para convertirse en guerreros. Esto se pudo realizar porque estas personas eran inherentemente sanas y naturales. Abiertos a todo lo que es puro y claro, fueron guiados por una Fuerza eminente. Sirvieron a los dioses como niños puros y confiados con la misma fuerza, la misma sencillez y la misma fidelidad que mostraron en su vida terrenal mientras progresaban.

Desde las alturas sublimes de las cuales aún no sospechaban la existencia, se había enviado ayuda a esta gente en la persona de Cassandra para que continúe su ascenso.

Cuando Cassandra tenía quince años, un impulso violento e impetuoso tomó posesión de su alma. Intentaba escapar de la casa y sus muchas actividades y, tan pronto como ya no le prestaba atención, se dirigió a los jardines, cuyas sombras secretas invitaban a la reflexión y el ensueño. Ella buscaba la soledad.

Por otro lado, estaba alegre y activa cuando estaba en medio de sus hermanos o realizando tareas domésticas. Le gustaba estar con las criadas, porque siempre quería que le dieran algo que hacer. Además, su ingenio rápido trató de tener una visión general de todo lo que estaba sucediendo en la casa y sus dependencias y dárselo a su madre.

Se sentía particularmente atraída por los animales y observaba en silencio y con gran atención cómo los cuidaban. Es por eso que los criados la amaron mucho y se regocijaron cuando escucharon su voz clara y sonora en el patio. Una suave sonrisa se deslizó en el rostro del anciano más ceñudo. Todos levantaron la vista de su trabajo para saludarla e intercambiar algunas palabras alegres mientras pasaba.

Ella cuidaba a los animales débiles o enfermos con preferencia. El primer novio incluso afirmó que el gran toro negro estaría muerto si Cassandre no hubiera masajeado, a su pequeña y linda mano, a tiempo la cabeza rizada del animal.

Y sin embargo, una gravedad muda y sorprendente la atrapó repentinamente, empujándola a buscar la soledad de los jardines. Iba a ver las estatuas de los dioses, quienes, blancos y mudos, la miraban desde sus oscuros nichos entre los árboles. La sombra de los laureles la atrajo particularmente, y pensó que escuchaba maravillosos sonidos en la gruta de Apolo cada vez que caminaba por un paso ligero. Sin embargo, no se atrevió a entrar ni a quedarse en la entrada. Salvaje como una gama, ella pasó saltando y escondiéndose cerca.

Un día al mediodía, cuando todos estaban en el castillo para protegerse del calor del sol, una vez más se sintió atraída por el frescor de la arboleda y sus profundas sombras. Un dolor violento y opresivo apretó su cabeza como un tornillo de banco, la palma de sus manos y las plantas de sus pies estaban calientes. Sus ojos brillaban con las lágrimas contenidas, una dolorosa opresión le latía violentamente en el corazón como si quisiera escapar del aplastante puño de un gigante.

Cassandra ya no se reconocía. Ella no sabía dónde estaba su lugar, nada la ataba a sus hermanos y hermanas; en ese momento nada la conectaba con sus padres, el tribunal o la casa. No pensaba en su padre a quien amaba y que estaba muy lejos, ni en su hermano París, cuyas confusas e inquietantes noticias les habían llegado más allá de los mares.

Esta vez de nuevo llegó a la cueva de Apolo. Los rayos del sol se reflejaron en su cúpula y hundieron la estatua blanca del dios en el halo radiante de su estrella. Un manantial brotó suavemente; Su fina llovizna también estaba a la luz del sol.

En un sentimiento de miedo, al mismo tiempo que el dolor y la nostalgia de algo desconocido, Cassandra se entregó por completo al encanto de esta hora.

Respiró hondo y cerró los ojos: tenía la impresión de que habían hecho que las nubes que pasaban penetrasen en su alma, así como el cielo azul brillante, y que ella volara como un pájaro en este lugar florido. ¡Se sentía tan ligera!

Fue entonces cuando, desde lugares lejanos, una gran luz clara se acercó a ella, rodeada de muchos círculos de colores que resonaban en acordes vibrantes. Con el alma abierta, Cassander escuchaba.

Una hermosa y luminosa cabeza rizada se inclinó hacia ella y la acarició con el aliento, despertando en ella el don de sabiduría y profecía que una fuerza superior le había dado para acompañarlo en su camino terrenal.

Durante el tiempo que tuvo que gastar en esta Tierra, disfrutó de la protección de los más eminentes ayudantes de esencialidad. Ella había visto a Apolo acercarse a ella. Se había quitado una de los velos que cubrían sus ojos, para que ella pudiera ver el reino de la esencialidad en el que creía encontrar su tierra natal.

El sol de la tarde ya estaba bajando cuando Cassandra regresó con ella. Su cabeza estaba clara y su cuerpo lleno de fuerza, su tristeza se había desvanecido, sus ojos brillaban como dos soles brillantes. Por primera vez, al decir las palabras de una oración, sintió que su alma vibraba en armonía y se regocija.

A partir de ese día, Cassandra se transformó visiblemente. La niña ardiente se convirtió en una niña tranquila y pensativa cuyos ojos brillaban. Un resplandor luminoso emanaba de su persona: era el brillo de la pureza y la frescura de un ser sincero. Una luz clara iluminaba su frente. Todos la miraban con asombro cada vez que acudía inesperadamente a las criadas o al círculo de mujeres, y empezaban a susurrar en voz baja sobre ella.

“¿No se diría que uno de los eternos lo ha consagrado para el servicio?”, Dijo la triste y silenciosa Andromache, quien con el corazón lleno de ansiedad, esperaba día tras día el regreso de su esposo, que se había ido muy lejos.

El tiempo pasó muy rápido. Fue un momento feliz para Cassandra. Bajo la guía de fuerzas superiores, fue iniciada a las leyes de la naturaleza después de que la venda que cubría su ojo espiritual había sido removida de ella.

No quería recibir la consagración de las sacerdotisas. Ella no participó en canciones piadosas en los templos. Por eso a los sacerdotes no les gustaba. Era modesta y silenciosa, ya veces salvaje cuando sentía en la mala conducta de los cortesanos la falta de naturalidad tan contraria a su propia naturaleza. En esos momentos, habría preferido huir lejos del castillo de sus padres, a las regiones que Apolo le permitió contemplar.

Sin embargo, cada uno de sus sufrimientos, que aceptó con calma y sin decir nada, le trajo una rica recompensa hecha de un mayor conocimiento y satisfacción personal. Con gran amor, buscó beneficiar a sus semejantes con los frutos de su rica experiencia, pero tuvo la impresión de que no podían entender lo que sus manos abiertas querían ofrecer con tanta generosidad y dicha. No vieron la delicada actividad de las Leyes que, radiantes, comenzaron a emanar de Cassandra y habrían atraído sin reservas lo que estaba en afinidad con ella, el amor atrae al amor.

Pero los seres humanos estaban vacíos, incapaces de dar e incluso recibir. Fue un amargo sufrimiento para Cassandra, y ella cerró sus manos abiertas. Solo el último de los criados, sólo los más pobres de los pobres que rogaban en las puertas, y especialmente los animales, fueron hacia ella con amor.

Un maravilloso conocimiento de las plantas abierto a su mente. Para conservar todo lo que le fue revelado por la fuerza de Apolo, ella aprendió el arte de escribir.

Un joven erudito griego de Atenas, que había fracasado en la costa de Troya durante una tormenta y fue bien recibido en la ciudad, se convirtió en su instructor. Sin embargo, nunca le habló sobre la verdadera razón por la que estaba aprendiendo.

Los minerales, las fuerzas de la tierra, e incluso las fuerzas de los elementos, también fueron revelados a su mente abierta, y muchos secretos se hicieron comprensibles para ella.

A menudo reconocía las causas de todas las deficiencias y debilidades humanas, y su deseo de ayudar era tan grande que siempre encontraba la manera de lograr la curación.

Una actividad radiante de fuerzas espirituales útiles comenzó a formarse alrededor de Cassandra que estaba constantemente en una luz clara contra la cual todo lo que estaba oscuro solo podía chocar. Sin embargo, ella se dio cuenta dolorosamente de que su entorno no estaba cambiando. Nadie se tomó la molestia de entenderla o seguirla.

Seguirá….

https://enlaluzdelaverdad.home.blog

https://mensajedelgrial.blogspot.com

“La  traducción del idioma francés al español puede restar fuerza y luz a las palabras en idioma alemán original …pido disculpas por ello”

https://mensaje-del-grial.org

http://andrio.pagesperso-orange.fr

https://plus.google.com/117414748667626814470

Sin categoría

GRANDES Y PEQUEÑOS ENTES DE LA NATURALEZA

 

tierra

En el libro: La Gran Pirámide Revela Su Secreto, podemos leer:

Pyramon, el constructor de la Gran Pirámide, antes de iniciar su misión se quedó un tiempo en la aldea de los sabios para desarrollarse y crecer íntimamente. Un día Magog entonces le dijo:

“Estás en el mejor camino para adquirir un saber que va mucho más allá de todo saber humano común. En breve tus órganos sensoriales también habrán alcanzado su estado normal, de modo que podrás ver y también oír las diversas especies de entes de la naturaleza. Tu sentido del olfato y tu audición, también, reaccionarán a las vibraciones más finas. Todo lo que sabemos de los procesos de la naturaleza, debemos a los grandes y pequeños entes de la naturaleza, con los que podemos comunicarnos!

Roselis von Sass

http://www.graal.org.br/espanol/

https://svdcomplementos.blogspot.com/2018/12/seres-da-natureza-viii.html

Sin categoría

BUDA

FB_IMG_1543942647201

.
BUDA

Gautama luego trató de desentrañar el misterio de las voces susurrantes.
Se instaló a la sombra de un gran árbol y preguntó con suavidad:

“¿Quiénes son ustedes, los pequeños seres que me ayudan cada vez que ayudo a un animal?

¿Soys vosotros también criaturas? ¿Quién os creó? ”

Se escuchó una leve risa y tuvo la impresión de que alguien le acariciaba suavemente la mano.
Pero no vio nada. Por otra parte, escuchó una vocecita que se apresuró a decirle:

“¡Qué tonto eres!” Crees que sabes muchas cosas y ni siquiera sabes la naturaleza que te rodea. Somos los guardianes de todo lo que vive. No hay animal, grande o pequeño, que no nos importe,y no hay planta, no hay piedra que no nos importe.Somos los sirvientes de los dioses.
Nosotros mismos no sabemos más sobre eso. ”

¿Quién os creó, pequeños? Preguntó Gautama,
cuya Alma también estaba empezando a sentir Amor por estas criaturas.

“Estábamos allí incluso antes de que hubiera seres humanos.
Quizás fueron los dioses quienes nos crearon
a menos que entráramos en el mundo al mismo tiempo.
No lo sabemos, y no queremos saberlo.Servimos y protegemos a las criaturas “.

¿Por qué no puedo veros ? “, Preguntó Gautama bruscamente.

“Eso, hombre, no lo sabemos. Abre los ojos, y nos verás.
Si no puedes hacerlo por tus propios medios,
pídele a Vishnu que mate en ti lo que todavía lo detiene “.

¡Qué inteligente eres! “Exclamó Gautama con admiración.

Y de nuevo una pequeña risa le respondió.

“No eres inteligente, al menos no todavía”, murmuró la vocecilla,
“pero eres bueno… que es mejor que la inteligencia”.

“Te gustan los animales. Ayudaste a Maïna, la tigresa.
No tienes miedo de las serpientes. Por eso te ayudamos. Basta con que nos llames;
Siempre estamos a tu alrededor, para cuando quieras nuestra ayuda.
También podemos ayudar sin que nos lo pidan, pero solo en caso de emergencia “.

BUDA
(Del Maravilloso Libro “Buda, vida y obra del precursor en la India)

http://andrio.pagesperso-orange.fr/index2404.html

https://shop-grail.com/us/buda.html

http://piedra-filosofal.com/html/libro_del_mes.html

Sin categoría

SERES DE LA NATURALEZA

La vienesa Margot Ruis tiene la capacidad de percibir y comunicarse con los seres de la naturaleza.

Durante 25 años, ha mantenido verdaderas amistades personales con duendes, pero también sirve como mediadora de mensajes que van más allá de lo puramente personal y que deberían transmitirse a otras personas. Sus dos libros, “seres de la naturaleza – Reunión con amigos del hombre” (1994) y “seres naturales y la curación de la Tierra” (2011) son muy exitosos en el habla alemana relativamente amplia difusión (el libro “seres naturales” ya ha llegado a la sexta edición) y son actualmente solo traducido a varios idiomas extranjeros. Junto con su esposo Gerhard Kogoj, que también puede ver el mundo natural, ha estado organizando seminarios durante más de 20 años con el objetivo de ayudar a las personas a comprender el mundo de la naturaleza. el área de las energías de piedras preciosas y el chamanismo, Otras numerosas conferencias y seminarios aclamados, que ella sostuvo, entre otras cosas, en Polycollege Stöbergasse fuera. Un primer clímax alcanzó su fama por apariciones en televisión en Walter Schiejok y en “Welcome Austria”. En numerosos viajes, especialmente en India, los dos estudiaron la vida y los fenómenos naturales de países extranjeros dentro y fuera de Europa. Las experiencias en la India finalmente llevaron en 2003 a la fundación de la asociación “DANA Mudra-La Mano que da”, que financia proyectos sociales en la India.

http://www.wege-zum-aufstieg.info

Sin categoría

LAS TAREAS DE LOS SERES NATURALES EN LA CREACION DEL PLANO DE DIOS

L

AS TAREAS DE LOS SERES NATURALES EN LA CREACION DEL PLANO DE DIOS

……. La tierra es un planeta proporcionada por el desarrollo creador de tres tipos de criaturas: El humano como portador del espíritu eterno, dotado de libre albedrío, así que libre capacidad de decisión, por lo que se impone la responsabilidad por sus acciones. El animal en una forma de existencia, cual se diferencia del humano por la falta de la responsabilidad personal. Está equipado con un alma viviente, que no puede de otra forma, que someterse a la voluntad del Creador. Por lo tanto, no puede cometer un pecado. Cualquier animal, del más pequeño hasta el más grande, cumple inconscientemente en su sitio, los a él dictadas leyes de la naturaleza, porque obedece a propulsiones, cuales están dictadas a él de las leyes de la naturaleza. Y el tercero en la liga son los innumerables seres naturales, cuales están en bosques y campos, en montañas y aguas, aire y tierra en el verdadero sentido de la palabra propulsan sus actividades. También ellos no poseen un libre albedrío, sino sirven a Dios en obediencia incondicional, lo que les está implantado. Pero difieren de los animales por una conciencia superior y a través de su forma humana. Los animales están estrechamente relacionados con los seres naturales, están guiados por ellos y muchas veces advertidos de los peligros.

…….Sabemos que nuestro cuerpo terrenal solo es nuestra envoltura externa gruesa para nuestro Yo, el espíritu viviente, cual habita en el cuerpo y cual debería dirigirlo. El posee aún más envolturas finas, por ejemplo, el cuerpo astral, cual en su opresión se sitúa más cercano al cuerpo físico. Es por eso que después de la muerte, quiere decir que después de desprenderse él del cuerpo terrenal, el espíritu en su envoltura astral todavía puede ser visto por algunas personas. Ahora en su mayoría esta envoltura astral no puede ser visto con el ojo terrenal más grueso.
……. Puesto que los seres naturales no tienen un cuerpo de carne gruesa y por lo tanto permanecen invisibles para los ojos terrestres, esta negada, por la mayoría de las personas hoy en día, o por lo menos dudado. Incluso por aquellos que creen en la vida después de la muerte y saben, que el humano después de desprenderse de la envoltura terrestre, sigue vivo “invisible” para nosotros. En realidad, esto es ilógico. Porque el que ya está convencido que el hombre puede existir como así llamado ser invisibles, no debería avergonzarse, continuar a lo largo del pequeño paso y decirse a uno mismo, que todavía podría haber otras criaturas, cuales el humano de hoy día con sus ojos terrenales no puede ver. Sobre todo, porque hay muchas tradiciones mundiales en los cuentos y leyendas de la antigüedad, que no se pueden ignorar fácilmente como una fantasía.
……. Si estas tradiciones comunes fueron desfiguradas en el transcurso del tiempo mediante la transmisión y no concuerdan siempre con la realidad, necesitamos en un pensar más profundo, llegar a la conclusión, que se basan en principios verdaderos. Nuestra sociedad moderna de hoy en día en su mayor parte tan fuertemente encerrada en su pensar material, ya no puede sentir la verdad.
…….El núcleo vivo de los seres naturales no es “espíritu” como en el humano, sino se llama
“sustancial”. Espiritual y sustancial son dos diferentes especies de Creación. La diferencia es
como ya se explicó: lo espiritual posee un libre albedrio, por lo tanto, puede vivir y actuar en
contra de las leyes de Dios, por lo que tiene que soportar las consecuencias. Por eso se dice:
“Lo que el humano siembra cosechara”. Lo sustancial no posee un libre albedrio y solo puede
en su vivir y en su trabajo realizar solamente el querer del Creador. Su vivo sustancial núcleo
está rodeado de una envoltura, que es similar al cuerpo astral humano. Es por eso que los
seres naturales pueden ser vistos por los humanos. Sobre todo, niños en edad preescolar están
frecuentemente dotados para ello. Y cuando ellos juguetonamente cuentan, que han visto
pequeños duendes, no se debe considerar o descartar burlonamente, sino cariñosamente
recibirlo con ello. Una niña de tres años de edad en mi círculo de conocidos ha visto, por
ejemplo, “angelitos” en la ventana grande de flores, cual fue cariñosamente cuidadas de la
ama de casa que contenía muchas plantas floreciendo. En la familia nunca se habló de elfos,
porque se desconocía su existencia. Pero de los ángeles probablemente se cuenta a la mayoría
de los niños pequeños en las familias cristianas, a pesar de que a menudo los padres no creen
seriamente en ellos. Por lo que el niño naturalmente no podía para las pequeñas criaturas
revoloteando alrededor de las flores, encontrar ninguna otra expresión de “Angelitos”, sobre
todo porque los elfos de flores llevan alas como las mariposas.
…….También adultos informan de vivencias con seres naturales, y afortunadamente esto
atrae cada vez círculos más amplios. Ha llegado el tiempo, cuando el reconocimiento de la
existencia de estas vitales criaturas, importantes para la vida de la tierra y el humano, ya no se
puede hacer retroceder. Es urgente necesario, que nos ocupemos de ello y nos esforcemos de
recibir conexión con ellos, como ha sido en tiempos tempranos. A la vez no es importante, si
nosotros las vemos. Que probablemente no será capaz la mayoría de la gente hoy en día,
porque nuestros órganos de los sentidos para ello en la edad del tiempo materialista están
atrofiados. Ya nuestro amor, de querer volvernos hacia ellos, consigue la conexión, de modo
que los podemos sentir y en su trabajo ayudarles espiritualmente.
……. Es claramente de sentir, que un anhelo secreto en muchas personas que cada vez les
oprime más hacia ello. Por ejemplo, la propagación casi explosiva de enanos de jardín
artificiales en los años pasados demuestra, que hay existencia de un amor hacia estas
pequeñas criaturas, que debe ser justificado no sólo como una tendencia de la moda. Es la
memoria más interna profunda de algo perdido, derramado, el anhelo, de excavarlo de nuevo, aunque sea provisionalmente sólo en la reconfiguración de imágenes terrestres. ¿Por qué los artistas ponen a sus figuras, los altos gorros puntiagudos? Muy simple: Debido a personas con el talento que han podido verlos e incluso fotografiarlos.

Nosotros los humanos en la tierra, trabajamos condiferentes energías. Estas energías o radiaciones son los últimos bastos retoños cuales actúan en todos los flujos de energía de la creación. Saliendo desde Dios como el origen de toda fuerza como una poderosa corriente, inundando y dividiéndose en innumerables corrientes laterales, en todas las áreas de la espiritual y creación más fina y sutil hasta abajo a nuestra terrenal, visible materia gruesa los cuerpos celestes, por lo tanto, también hacia la tierra.

……. Para nuestro trabajo de desarrollo terrenal humano hemos aprendido, que estos flujos de fuerza tienen que ser guiados. Por ejemplo, nos sirve la corriente eléctrica sólo entonces para nuestros propósitos terrenales, si lo pasamos por medios apropiados, allí donde lo queremos tener. Energía, que en si no es “personal”, necesita personalidades, de cuales están guiados. Esto son los trabajadores especializados, que están familiarizados con las características de estas energías, en la adaptación a la ley natural que habita dentro de ellos, y así pueden aplicarlo para el beneficio de la humanidad. Nosotros sabemos, que solo en el área de la electricidad es necesario un ejército de criaturas humanas laboriosas. La corriente como tal no sería en la posición solo de si mismo satisfacer las necesidades de la humanidad.
…….A partir de esta experiencia terrenal, probablemente no es difícil, de imaginarse, que
todo los demás y muy diferentes flujos de potencias, son necesarios para el establecimiento y
la preservación de la creación, deben ser suministrados de seres personales a los lugares,
donde deberían hacerse eficaces. Este es el ejército invisible de millares grandes y pequeños
servidores de Dios, de los así llamados seres sustanciales, que son activos en toda la creación.
…….El grupo más bajo de ellos son los de aquí en tierra trabajando elementales o seres de la
naturaleza. Fueron ellos los que se aseguraron, que la tierra se puso verde, las plantas y frutos
se desarrollaron, que surgieron paisajes, la cual fue que le permitió una existencia terrena al
hombre. Cuales continuarán mientras exista la tierra, cumpliendo sus funciones fielmente, mientras no están restringidas por el pensamiento constreñido y de la codicia y la avaricia asociada de la gente. Porque donde los humanos desestiman su trabajo, envenenan y destruyen, se retiran finalmente, porque bajo condiciones muy poco naturales no pueden trabajar. Solo hay que mirar los bosques muriéndose. Ellos son una seña visible, de que ahí fue retirada a los seres naturales, las condiciones necesarias de su trabajo por influencias destructivas.
……. Entre los conocidos por nosotros de los seres naturales cuentan las sirenas, responsables del elemento del agua, gnomos, que se examinan el desarrollo de la tierra y de las piedras, crecimiento de las raíces y similares, sílfide con sus diferentes tareas en el área del aire, seres del fuego, llamado salamandra, como los pequeños elfos de flores, que trabajan felizmente en el desarrollo y mantenimiento de las flores. Estos tipos de seres ya fueron vistos por mucha gente y descrito en su aspecto. También los más grandes elfos masculinos de los árboles cuales sobre todo son responsables para el crecimiento del tronco y las ramas, mientras las flores del árbol están cuidadas de delicados seres femeninos.

……. Es del todo de verificar, que en la naturaleza está ejecutado el trabajo bruto y más bruto por lo seres ……. Es del todo de verificar, que en la naturaleza está ejecutado el trabajo bruto y más bruto por lo seres Conocidos también son los Gigantes como seres poderosos de la naturaleza, cuya tarea es para trabajar en las altas montañas y rocas. Rübezahl como guardián supremo de los Montes Gigantes en Silesia lo conocéis probablemente muchos de vosotros de las leyendas. Esta estatura no es la invención de la fantasía humana. Existe de verdad y fue visto por personas conocidas mías hace unos años.

……. Es gratificante, que humanos, los cuales tienen la capacidad de ver los seres naturales, compartiendo sus observaciones en conferencias – o forma de libro accesible al público. Esto ayuda a muchos contemporáneos a una nueva comprensión para estas adorables criaturas. Pero, por desgracia lleva el comportamiento de ciertos seres a menudo a conclusiones erróneas. Se afirma, por ejemplo, que los inquietos, salvajes y voraces criaturas que apareciendo del fuego son “maliciosos”. Eso está erróneo. Es imposible, que seres así, cuales, actuando obedientemente sólo por la voluntad de Dios, puedan ser maliciosos. Esto ocurre sólo en los seres humanos, cuando él pone su libre albedrio en contra de las leyes de la creación. El tipo de salamandra representa sólo su elemento,como el fuego, cual, como sabemos, codiciosamente distorsiona todo lo que se le ofrece. Eso es la tarea del fuego. ¿Cómo se debería calentar nuestro horno si no se consume el combustible ofrecido? El fuego en su salvaje especie trae con la ayuda de los seres actuando en él, bendiciones, cuando esta tratado correctamente y mantenido en sus fronteras. Ahora si se extiende de forma catastrófica, entonces sólo puede suceder en el contexto de las leyes de la creación. Ya sea en el curso de cambios de la tierra necesarios o en reacción como un comportamiento humano incorrecto.
…….Aquí llegamos a un punto, que también es de mencionar. Cada uno de los seres
naturales corresponde a la especie para el elemento o al área de trabajo, al que está asociado.
No solo, como ya he dicho, se dividen en seres femeninas para las actividades leves y más
tiernas y en masculinas para los trabajos más bastos. Además, a menudo son aún más
características especiales que corresponden a la zona de actividad. Como por ejemplo la
salamandra de fuego, también poseen los seres de tormenta y la tempestad una ferocidad
especial y actúan, cuando están desencadenados, según testigos por verlos, asombrosamente.
Por el contrario, son los pequeños elfos de flores, cuales desarrollan la maravillosa belleza de
flores diferentes, en sí, maravillosas como en los cuentos, y de delicada gracia femenina. Los
movimientos agiles de las sirenas de agua aparecen a menudo ondeadas, y los adorables
duendes como peones terrenales impresionan igual de robustos, como se encuentra en los
jardines con sus palas y carretillas son vistos como figuras de arte modelados.
…….Todos los seres naturales trabajan de acuerdo a las instrucciones de seres más
fortalecidos y más y desarrollados situados encima de ellos. Ellos se organizan en una
jerarquía, cual, saliente de lo Divino, atraviesan por todas las etapas de creación, como una
cadena, hasta aquí abajo a la tierra. El “puesto de mando” superior está en el Creador. Todos
los seres trabajadores, también los más altos, son por decirlo así, destinatarios de una orden,
cuales con alegría en su propio espacio de trabajo los “comandos”, quiere decir aplican los
mandamientos de Dios y también remiten a la prójima, al grupo de trabajo debajo de ellos,
cuales ejecutan a su vez todas las instrucciones incondicionalmente. Aquí no hay ninguna
presunción y ninguna rebeldía como en el humano, sino solo un adaptarse y un alegre servir.

.Así se da en toda la creación una armonía de trabajo excelente, a través de la cual la preservación y constante desarrollo de la preservación de la obra de Dios este garantizado. Solo donde el humano, el así llamado “corona de la creación” al intervenir en su arrogancia y su presunción, se altera esta armonía, tal como lo experimentamos ahora en la tierra. Como resultado de ello, no tenemos nada bueno que espera en un futuro próximo. Por lo que sembramos, tenemos que cosechar.

……. Algunos clarividentes también han observado niños en ciertos seres naturales. A partir
de eso surge la pregunta, si estas criaturas se reproducen similar como el humano. Esto
obviamente no es el caso. Órganos reproductivos solo poseen los terrenales, cuerpos carnales
de humanos y animales. En seres naturales surgen los hijos de otra manera.
……. Hablé al principio de fuerzas de las corrientes o radiaciones, cuales a traviesan la
creación y de los seres correspondientes que están dirigidos a los sitios, donde son necesarios.
Sin embargo, esto no sucede igual que en el humano, cual por la causa de su libre albedrio
puede dirigir la energía allí, donde él la quiere tener. Eso quiere decir, él puede también
interponer las radiaciones perjudicialmente.
…….En los seres sustanciales el proceso es diferente. Estos “nadan” por decirlo así en el
turno correspondiente de su apropiada radiación de la especie, son en realidad su
personificación, y están apoyados por ellos a su puesto de trabajo. Ahí redirigen sus fuerzas
de conformidad adelante; Elfos de flores para la construcción de las flores, hombrecitos de
raíces para el crecimiento en el reino de la tierra, seres de agua para el cuidado de las aguas y
los animales en el mismo y las plantas, seres de la tormenta y la tempestad para el
mantenimiento de purificación de las regiones de aire, etc, etc…
…….En eso surge la pregunta, de que manera surgen estos seres y de donde vienen. Obtenemos respuestas profundas por Abd-ru-shin en su obra “En La Luz De La Verdad,
Mensaje del Grial” en la cual se explica en una consistencia lógica a nosotros de la alta
elevación de la formación de la creación junto con sus habitantes.
…….Los seres elementales cuales viven a través de su vida en su tiempo de desarrollo en el
plano terrestre, solventaron como seres gérmenes en la creación de un campo, a través de la
materialidad efímera, pero situado por debajo de los reinos espirituales, (el paraíso), del así
llamado “anillo de lo sustancial”. De este nivel de creación proceden también las almas
animales, y por lo tanto están estrechamente relacionados con los seres elementales. Siendo
aún gérmenes inconscientes, están llevados abajo a hacerse en diferentes corrientes de fuerzas
hasta la tierra. Gradualmente se evolucionan a ser conscientes y asuman la forma humana,
con lo cual en la “infancia“ son atendidos y protegidos por los seres más viejos.
……. Por último, sería de hablar de los poderosos líderes de los elementos. De los pueblos
antiguos, que aun podían verlos, eran considerados dioses y adorados en consecuencia. Pero
también ellos son sólo servidores de Dios y sus criaturas, equipados con una gran fuerza, de
largo alcance.
……. En nuestro espacio europeo conocemos que entre los germánicos, existen además otros varios. Por ejemplo, Donar, dios del trueno, o el Padre de los dioses Wotan con su mujer Fricka. Los griegos llamaron a estos dos más altos así llamados Dioses Zeus y Hera, en los antiguos romanos Júpiter y Juno. Ellos son los mismos en todos los países, ellos sólo estaban de acuerdo con los diferentes niveles de madurez y la idiosincrasia del pueblo, también percibido de forma diferente y nombrados con diferentes nombres.
……. Con el tiempo, fueron estas figuras nobles en realidad derribadas en bajas imaginaciones mentales. Les fueron todo tipo de errores y debilidades humanas incluso vicios imputados, y la imagen, que fue creada de esta manera de ellos, ya no corresponde a la
verdad.
……. Ha llegado el momento, que todos los errores se eliminen y el funcionamiento de los seres de la naturaleza en su pleno grado y acompañado de bendiciones, sea reconocible de
nuevo. Nosotros pequeños engreídos humanos nos hemos imaginado, a ser los dueños de la
tierra. Poco a poco nos cae en la cuenta, que somos huéspedes, que no podemos quedar
exentos poniendo las manos sobre la naturaleza sin ser castigados. Nos puede ocurrir, si no
nos recordamos a nosotros mismos a tiempo, intrusos no invitados por estos mismos seres, de la cual sus actuaciones hemos despreciado, de las órdenes más altas en forma catastróficas, de ser sacudidos de la tierra maltratada.
Alma Wolfrum

Traducido por Michael Wirz

http://www.microorganismos-efectivos.com/las-tareasde-los-seres-naturales-en-la-creacion-del-plano-de-dios/