Sin categoría

MARÍA MAGDALENA (2)

woman-washing-jesus-feet

MARÍA MAGDALENA

Fue entonces cuando escuchó que una voz los reprendía con amabilidad, aunque con firmeza, reprochándoles el exceso de rigor.

“¿Recuerdas cuando estuviste en el lago y donde preguntaste, Señor, nos permites que te sigamos?”

María Magdalena se arrodilló, juntó las manos y miró hacia arriba. El que había hablado así pasó precisamente delante de ella.

¡Era tan simple, sin embargo, había un mundo entero de amor, advertencia, protesta y aliento para los investigadores!

“Si este hombre es penetrado con tanta bondad, tú también, María Magdalena, ¡puedes acercarte! “

Esto es lo que le dice su voz interior. Pero antes de que ella realmente supiera de Su presencia, Él ya había pasado. Sin embargo, sus ojos la habían golpeado. Y esa mirada había cruzado su alma como un destello. Tenía la impresión de que, a través de esta mirada, Él había traspasado toda su vida. Algo más había llamado su atención: parecía un romano pero, viniendo de Él, una segunda cara, mucho más brillante, la había mirado.

Todavía estaba arrodillada a un lado de la carretera. Un pequeño grupo de recién llegados se acercaba. Dos mujeres caminaron hacia ella. Ellos también tenían el mismo resplandor en la frente; Una paz serena emanaba de ellos, así como la solicitud y la amabilidad.

Ellos recogieron amablemente a la que estaba molesta, y la tomaron entre ellos. Una ola de fuerza y ​​confort invade a María Magdalena. Estas mujeres poseían lo que siempre había anhelado: amor y pureza; además, la sencillez de que se les confiere un gran encanto. María Magdalena se sintió protegida.

Gracias a su intuición natural, quienes habían despertado en contacto con Jesús, sintieron que esta mujer tenía una vida difícil. Amablemente le ofrecieron consejo y ayuda.

María Magdalena no hablaba mucho; Ella no podría haberlo hecho. Su alma estaba perturbada y horrorizada cuando se comparaba con estas mujeres, y desde ese momento supo que le faltaba la posesión más bella y preciosa que poseía la mujer: la pureza.

Entonces la idea de que Jesús podía repelerla comenzó a atormentarla. Cuanto más examinaba cuidadosamente la naturaleza de estas dos mujeres, más se consideraba perdida.

Cuando finalmente llegaron a una posada y María Magdalena se instaló en una habitación pequeña y limpia, una de las mujeres le dio algo de comer, y luego se fueron, diciéndole que comenzara a descansar. Prometieron volver a verla pronto.

Pero después de un breve descanso, María Magdalena ya no podía permanecer de pie en su cama. Salió corriendo de la casa y caminó rápidamente por las calles. Ya era de noche. Ella siguió un estrecho callejón bordeado de altos muros. Se detuvo en una barandilla y escuchó el jardín de flores. Parecía escuchar una voz proveniente de la galería abierta de la casa en el otro extremo del jardín, y esa voz hizo que su corazón temblara. Solo uno podía hablar de esa manera.

El que ha escuchado la voz de Dios solo una vez, ha abierto su alma, la sabe y nunca la olvida. Así fue para María Magdalena. Una vez más, sintió en su corazón una leve emoción, nuevamente tuvo la impresión de que sus piernas se estaban esquivando debajo de ella, y otra vez una ola de calor y felicidad la atravesó, seguida inmediatamente por el dolor amargo que se le debía, indignidad. Estaba tan molesta que se olvidó de todo; solo uno todavía habló en su mente llena de nostalgia que la empujó a los pies del Señor, justo cuando él se había arrodillado ante Su Fuerza. Su mente recordaba oraciones y juramentos que su intelecto ya no conocía.

Fue poco antes de la Pascua; Jesús tenía la intención de ir a Jerusalén con sus discípulos. Fueron invitados de Simon y se sentaron en la galería abierta que daba al jardín y las casas a lo largo de la plaza del mercado. La noche había caído, las ramas de los altos pinos crujían suavemente. Una multitud de flores extienden sus perfumes en esta galería.

Jesús estaba particularmente callado. Estaba sentado en medio de sus discípulos, y una ligera tensión se cernía sobre todos ellos; sintieron que se produciría un cambio desafortunado en el curso de los acontecimientos y que no podrían evitarlo.

Se oyeron pasos apresurados en el jardín, así como la voz del guardián. Pero la mujer que llegó no se dejó contener. Con pasos ligeros y rápidos, como si temiera perderse el coraje en el último momento, subió las escaleras y se dirigió a Jesús. Ella le hizo una profunda reverencia y le besó los pies. El suave velo que lo envolvía se deslizó casi por completo, y su abundante cabello rubio dorado cayó sobre su cara. Las lágrimas brotaron irresistiblemente de sus grandes ojos, que, suplicando, se elevaron al Señor. Jesús se volvió y la miró pacientemente, pero con gran gravedad.

En cuanto a los discípulos, y especialmente al dueño de la casa, encontraron que era impropia que esta mujer los molestara. Simón le dice a Jesús:

“¡Sé que es una gran pecadora! ¿No quieres despedirla? ”

Simón era un fariseo. Jesús lo miró y luego, examinando cuidadosamente a todos los que lo rodeaban, sacudió la cabeza con suavidad y dijo:

“Simón, escucha lo que te voy a decir, un acreedor tenía dos deudores; uno debía quinientos, y el otro cincuenta. Pero como no tenían nada, les entregó su deuda a ambos.

Mira a esta mujer, ella me lavó con sus lágrimas y me ungió los pies. Y tú, ¿hiciste lo mismo?

Muchos pecados son perdonados porque ella ha dado mucho amor. Pero al que ama poco, le será perdonado poco.

María Magdalena, tus pecados te son perdonados. Tu fe te salvó. ¡Vete en paz!

Y María Magdalena se levantó y salió. Se sintió aliviada de una pesada carga.

Sin embargo, aquellos que se sentaron alrededor de la mesa se sorprendieron enormemente de que Jesús perdonara los pecados.

María Magdalena estaba rodeada por una envoltura luminosa que la iluminaba. Ella era feliz Caminaba como un sueño, sin saber cómo había vuelto. Ella pronto encontró a las otras mujeres; Ella estaba literalmente atraída por ellos. Sentía que ahora podía hablar con ellos sin restricciones y preguntarles sobre cualquier cosa que conmoviera su alma.

Ella notaba constantemente la simplicidad y la naturalidad con que acogían todo lo que aparecía durante el día y la alegría con la que comprendían todo lo que podía hacerles progresar, y otros, en el campo que fuera.

Observaba cada una de sus reacciones; sintió sus intenciones y sus pensamientos y, con el alma abierta, escuchó sus palabras; ella quería aprender de ellos porque sabía que Jesús mismo los había guiado y bendecido.

Le hablaron de Jesús, y cada una de sus palabras reflejaba su fidelidad, su amor y su devoción al Señor.

María Magdalena se hizo cada vez más silenciosa y modesta; Se escuchó a sí misma y ya no se reconoció. ¿Dónde estaban las muchas emociones y pensamientos que generalmente la mantenían en movimiento, a veces haciéndola tan preocupada, arrogante y apasionada? La calma estaba en ella, y solo una vibraba en su alma un sonido puro como la clara resonancia de una campana. Una luz se había encendido en ella, y ella oró sin tener que buscar sus palabras.

Por la noche, a menudo estaba despierta en su cama estrecha y dura, pero esas noches de vigilia le proporcionaban más fuerza y ​​comodidad que las que jamás había tenido el sueño más profundo. Ella sabía, cuando se levantó por la mañana, que toda su vida debería ser nueva. Es por eso que decidió orar a Jesús para que le permitiera servirlo, como lo hicieron otras mujeres.

Quería separarse de su vida pasada, quería vender sus posesiones y sus joyas, y lograr igualar a estas mujeres en humildad, fidelidad y pureza para poder llevar, como ellas, una luz radiante en su alma. Ella fue guiada de una manera maravillosa. A veces le parecía que un espíritu de ayuda estaba a su lado y la aconsejaba.

Llena de confianza y completamente relajada, se rindió a las emociones de su alma y aprendió muchas cosas. Cuando Jesús habló, ella siempre estuvo presente. Ella dio la bienvenida a su Palabra como una sed.

Primero, ella no regresó a casa, sino que siguió al Señor. Ella sabía que su camino lo conducía a Jerusalén, y eso le resultaba particularmente opresivo. Por eso ella le preguntó a Jesús mientras él estaba solo en el jardín frente a la casa de Simón:

“Señor, ¿me permites que te acompañe?”

Él la miró con gravedad y dijo:

“Tu oración es respondida. Ven y sígueme “. Luego continuó amablemente:

“María Magdalena, serás testigo de los eventos de Dios en la Tierra. Pero por el momento, solo capturarás una pequeña parte y la anunciarás. Tu camino no es un comienzo como piensas, sino una continuación. Usted volverá.

Como siempre, cuando la Luz Divina pone Su pie en la Tierra, ustedes, los elegidos, estarán presentes, siempre que no se desvíen.

No entenderás todo el ciclo hasta que venga el Hijo del Hombre. Por ahora, no estás lista para eso. Todavía tengo mucho que decirte, pero ni siquiera entiendes por lo que estás pasando ahora; ¿Cómo podrías entender el futuro?

Quiero ayudarte a encontrar la Vida; asegúrese de mantenerlo! No traigo juicio; Te guío en el camino hacia el Reino de Dios. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, tú también me verás. ¡Porque yo y el Padre somos uno, y Él está en Él! ”

María Magdalena era inteligente y más madura que otras mujeres. Los muchos sufrimientos que había experimentado la hicieron progresar rápidamente. Es por eso que ella pudo entender las palabras de Jesús con gran facilidad, y cada vez que Él le hablaba, progresaba tremendamente en su evolución. Ella acogió Su Palabra con su espíritu y pudo representarla en imágenes; Le parecía que más y más Luz se vertía en ella cada día. Asi es como

Pero, como resultado, ella también sintió el enfoque del camino lleno de zarzas que no se podía salvar a ninguno de ellos en esta Tierra. Ella vio el sol ardiente cuya mirada hizo que el camino fuera una verdadera tortura cuando, la mayoría de las veces en medio de una multitud compacta que quería seguir a Jesús, ella caminaba en un polvo espeso.

También vio una nube negra, delgada como una neblina, extendida sobre la ardiente luz del sol.

“Debes advertir al Señor contra Jerusalén”, dijo algo en ella.

Eso es lo que ella hizo. Pero Él solo la miró con amor. “Tengo que seguir mi camino hasta el final si quiero volver a donde vengo”.

María Magdalena vio entonces una resplandeciente luz blanca en forma de cruz que emanaba de la silueta del Señor. Pero ella no le dijo a los demás, porque Él lo prohibió.

Uno de los discípulos estaba espiando a María Magdalena como si la mirara con envidia y sospecha. Era la mirilla de Ischariot. Ella lo evitó en la medida de lo posible; de hecho, desde que lo había visto por primera vez, sabía que nada bueno podía venir de este hombre. Ella constantemente se reprochaba a sí misma porque era un seguidor de Jesús, y el Señor era particularmente bueno con él.

En primer lugar, ella había huido porque él siempre estaba arruinando sus mejores horas con una pregunta u otra. Luego se obligó a soportarlo. Lo hizo por amor a Jesús, pero sufrió. Ella vio claramente ahora que Judas estaba alimentando proyectos oscuros. Cada día se volvió más arrogante y más sospechoso.

Una gran ansiedad se apoderó de María Magdalena. Ella fue a todas partes y miró todo. Si ella quería descansar, algo la empujaba a levantarse. La angustia y la preocupación la ganaron tanto que se volvió insoportable. No fue por ella misma que se atormentó, sino por Jesús.

Ella habló a los discípulos; Pedro le explicó que durante mucho tiempo habían formado un círculo protector alrededor del Señor y que los dones que Él había colocado en ellos actuarían a través de ellos y darían fruto. También explicó que Jesús estaba enviando a los discípulos a la misión para que pudieran reconocer lo que eran capaces de hacer en su voluntad. Podría tranquilizarse cuando supiera que uno de ellos estaba cerca de Jesús.

Sin embargo, no estuvo tranquila hasta que comprendió que de ahora en adelante no debería seguir al Señor que estaba suficientemente rodeado por el suyo, sino que debería preferirle a Él. Ella fue a ver a Jesús y le pidió que la dejara regresar a Jerusalén, pero no le dio la razón.

Pero Jesús, que la conocía, le respondió:

Ve en paz. Ponga sus cosas en orden y prepare el camino para sus amigos “.

Esta vez, ella no entendió exactamente las palabras del Señor. Sin embargo, al pensar en las personas que vería después de su propia transformación interior, vio una serie de hilos claros que la precedían, atrayendo o repeliendo a otros. Tenía la impresión de caminar en medio de fuerzas radiantes y activas que se proyectaba a su alrededor. Desde que ella había dado el paso voluntariamente y había elegido trabajar para Jesús, la fuerza que Él le había dado estaba irradiando a su alrededor. Se fue, pues, penetrada con una nueva vida; ella ya no tenia miedo

Ella se había convertido en una extraña en su propia casa. Cruzó las lujosas habitaciones y el hermoso jardín como si se quedara allí como una huésped que, por supuesto, se había aprovechado de la belleza y la comodidad, pero que ahora quería continuar su viaje abandonando todo con alegría.

Los criados la saludaron de varias maneras. Algunos, una vez tímidos y reservados, ahora se sentían atraídos por su amante. Pero los otros, que antes lo habían servido con celo, adoptaron una actitud casi hostil, incluso arrogante, cuando María Magdalena les habló. Estaban irritados hasta el punto de no saber a dónde había ido su señora para haber regresado tan transformada.

Se rieron de sus ropas sencillas, y sin ningún adorno; algunos incluso le dieron la espalda, encogiéndose de hombros, porque se habían dado cuenta de que no tenían nada que ganar al quedarse allí. La edad de oro parecía haber terminado. María Magdalena les parecía muy lastimosa.

Bromeaban sobre ella, olvidando con qué amabilidad los había tratado siempre.

Ella les dice que se vayan. Fueron despedidos por el mayordomo con un buen sueldo y regalos. En cuanto a los demás, permanecieron a su servicio.

Sus conocidos y amigos reaccionaron de la misma manera que los sirvientes de su propia casa. Muchos la ignoraron completamente o fingieron no recordarla.

Ella también los miró con otros ojos. Descubrió muchos valores bajo apariencias muy modestas, y solo vio el vacío y la presunción donde había admirado durante mucho tiempo. Durante su corta ausencia, ella había aprendido a reconocer el valor del ser humano con los ojos de la mente en lugar de juzgar de acuerdo con las concepciones terrenales.

¡Los que ella podría llevar a Jesús eran muy pocos! Y, sin embargo, pensó que era mejor mirarlos y darle un buen uso a sus relaciones. Por lo tanto, trató de aprovechar los hilos que le permitieron vislumbrar el comportamiento de los fariseos, romanos y judíos.

No fue fácil en estos tiempos difíciles. Entre sus viejos amigos, más de uno la consideraba con miedo. No se atrevieron a hablar en su presencia y se sintieron avergonzados.

La tensión y la agitación de la gran ciudad pesaron más que nunca sobre los seres humanos y los oprimieron. A María Magdalena le pareció que un poder oscuro indescriptible se concentraba en él y estaba en alerta, mientras una Luz maravillosa y clara se acercaba a este horrible pantano con una fuerza radiante. Una terrible angustia volvió a apoderarse de María Magdalena.

No encontró paz, ni de día ni de noche, y trató de comprender la naturaleza de esta ciudad siniestra. Los amigos de los discípulos la recibieron, y ella podría ser muy útil para ellos en muchas cosas. Había uno que esperaba con gran alegría la llegada de Jesús: era José de Arimatea. Estaba preparando su casa para recibirlo.

María Magdalena fue a su casa, le habló de la preocupación que tenía por Jesús y no le dio respiro; ella también le contó sobre el comportamiento perturbador de Judas.

José la calmó y le prometió mantenerse alerta. En su opinión, Jerusalén estaba esperando al Señor con nostalgia y toda la ciudad estaba hablando sobre lo que estaba haciendo.

Así llegó la hora fatídica cuando, rodeado de gozo y baile, festejado por resonantes hosannas, el Hijo de Dios hizo su entrada en medio de sus discípulos. La ciudad entera parecía haberse convertido en un inmenso hormiguero.

En una agitación febril, las masas se agolparon alegremente en las calles y plazas. Durante horas se quedaron en la carretera esperando al Señor.

María Magdalena no pudo llegar a Jesús: la multitud que había invadido las estrechas calles era demasiado densa. Ella solo escuchó la indescriptible alegría y lo que la gente decía. La ciudad estaba en estado de embriaguez.

Por caminos tortuosos, luchando contra la marea humana, María Magdalena se dirigió a la puerta del camino a Betania, con la esperanza de encontrarse con una u otra de las mujeres.

“María Magdalena, escucha! ¡Tu verdadera actividad comienza ahora! ”

¿No era que la voz del Señor, o se trata de un ser sobrenatural, un ángel?

“Esta voz desciende sobre ti desde las Alturas sobre los rayos de la Pureza porque, al querer servir a Dios, te has abierto a ella. Muchos sufrimientos te han hecho madurar; El Señor te ha llenado de mucho amor y gracia. Cuida a las mujeres. Donde, como tú, las mujeres llevan dentro la ardiente nostalgia de la corona celestial de la Pureza, mi Fuerza actuará a través de ti. ¡Para que reconozcas quién te está hablando, mírame! “

Un resplandor celestial pareció derramarse sobre María Magdalena. Lo alcanzó en medio de su camino, en las empinadas callejuelas bordeadas por muros de la antigua Jerusalén. Como si estuviera cautivada por el brillo de esta luz, se apoyó contra una pared y cerró los ojos. Ella estaba sola A pesar de sus párpados cerrados, el brillo permaneció ante su ojo interno, incluso aumentó, y una cara luminosa la miró desde lo alto.


Seguirá….

https://mensajedelgrial.blogspot.com

“La  traducción del idioma francés al español puede restar fuerza y luz a las palabras en idioma alemán original …pido disculpas por ello”

https://mensaje-del-grial.org

http://andrio.pagesperso-orange.fr

https://plus.google.com/117414748667626814470

Anuncios
Sin categoría

VIAJERO EN LA TIERRA DE LOS ESPÍRITUS

1544745689739

 

FRANCHEZZO

UN VIAJERO EN LA TIERRA DE LOS ESPÍRITUS

Prefacio

El medio al que fue dictado escribió: “Esta historia fue dictada tan rápidamente por su autor que a menudo tuve muchas dificultades para seguirlo y transcribir su dictado, pero estaba ansioso por reproducir lo más cuidadosamente y fielmente posible lo que me fue inspirado A todos aquellos que todavía están inseguros y dudosos de lo que les espera después de esta vida, les dedico estos “viajes a la tierra de los espíritus”. Lo hago con la esperanza de que algún lector que, como yo, tenga Mucho pecado, será incitado, por mis experiencias, a cesar su vida culpable “.

“También me gustaría señalar que los” Viajeros de la tierra de los espíritus “vienen voluntariamente para instruir a los seres humanos de la Tierra y que a menudo se les confía la misión de advertirles sobre el destino que les espera en el Más Allá a ésta o aquella persona que, en la Tierra, rompe las Leyes de Dios “.

“Mediante este proceso invisible se abre a los seres humanos una puerta a través de la cual un torrente de luz penetra gradualmente en las tinieblas del mundo de la tierra, mientras se brinda a los habitantes del mundo espiritual la oportunidad de hablar con sus hermanos. enseñando y advirtiendo “.

El Viajero en la Tierra de los Espíritus fue escrito por mediumnidad. Las descripciones nacen así en el camino subjetivo, pero los experimentos realizados frecuentemente coinciden con observaciones objetivas hechas por otras personas

https://viajero-en-la-tierra-de-los-espiritus.blogspot.com

http://andrio.pagesperso-orange.fr/index000006.html

Sin categoría

Herbert Vollmann autor de “El Caminante de los Mundos”

FB_IMG_1544570602630

El seguir existiendo del Alma después de la muerte….

Nacimiento y muerte son el comienzo y el final de la vida terrenal, y nadie que todavía tenga una pequeña búsqueda de la verdad en sí mismo puede ignorar las dos preguntas importantes de cómo la vida entra en el cuerpo terrenal y dónde queda después de la muerte.

La mayoría de los humanos se han quedado estancados, en sus puntos de vista solo a lo terrenal, de manera que ya no se pueden desencallarse de ello. Por el unilateral educar del encadenado, por lo tanto, del intelecto transitorio, ellos han perdido una clave muy importante en su búsqueda de los acertijos de la vida, es decir, la capacidad de sacar conclusiones de lo que está “arriba”, en lo que se muestra “abajo” como un efecto. Además, incluso en el estudio de los efectos de ” abajo” se pueden obtener un conocimiento más elevado, considerando que las mismas Leyes están activas tanto en el mundo visible como en el mundo terrenal invisible.

Estas Leyes de Creación no solo moldean lo terrenal, sino también lo “Sobre terrenal”, y continúan afectando que nada se pierda en la gran Creación. Como resultado, la vida que ha dado paso a la muerte desde el cuerpo terrenal también debe tener una forma, y esta forma debe haber llegado a alguna parte. Y así es de hecho: la “vida formada” que abandona el cuerpo muerto, es el alma que pasa después de la muerte en forma humana al llamado “más allá”, un término colectivo para varias regiones diferentes.

A cuál lugar donde el alma llega allí está condicionado por la Ley de la Gravedad. Dependiendo de cómo se hizo ligera o pesada en la tierra a través de sus pensamientos y acciones, se levanta o cae después de su partida a la región que tiene el mismo peso que el alma, donde luego se siente atraída por su igualdad.

El humano tiene sobre el vivo acontecimiento en la Creación demasiado estrechos y unilaterales conceptos, así como sobre la continuación del alma después de la muerte, si realmente cree en ello. Él es a menudo de la opinión de que el alma se va a descansar después de la muerte.

Justo lo contrario es el caso:

¡Si el Alma después de la muerte quiere seguir viviendo,
entonces no puede dormir, sino, que se tiene que mover!

¡Debido a que sólo el movimiento es vida!

Frases como: “Él fue al descanso eterno” y “Descanse suavemente!” por lo tanto,
dan un concepto completamente falso de los eventos en el más allá.

Herbert Vollmann

Del Maravilloso Libro “El Caminante de los Mundos”
(Escrito en las cercanías del Abd-ru-shin)

Traducido por Michael Wirz

http://www.microorganismos-efectivos.com/?s=Caminante+de+los+mundos