Sin categoría

MOISÉS (10…Fin)

 

d18ecb5b8eda939d0a5ce78fb03dfabb

MOISÉS 10

 

Moisés se mezcló con la gente y lo preparó para futuros eventos. Por primera vez, Israel entendió que él venía a ellos por amor. Confiados como están los niños, se levantaron formando un gran círculo y escucharon sus palabras. Reunidos y creyentes, dejaron en sus almas lo que oyeron. Moisés lo vio con alegría y gratitud lo penetró, borrando la última rigidez que aún lo separaba de su pueblo.

Durante tres días, Moisés hizo justicia a los hombres que vinieron a él para purificarse. Él, que anteriormente no podía entender las acciones de Israel, pronunció sus juicios con profunda convicción e intuición infalible. Benévolo como padre, escuchaba sin descanso a las personas que se quejaban y se acusaban. Cuando sus palabras de aliento iluminaron los rostros de los afligidos, su alma también se volvió más clara y más radiante. Entre ellos ya no había ningún obstáculo, las vibraciones se volvieron más puras y todos aquellos que llevaban en ellas la aspiración inconsciente, encontraron la felicidad.

En el tercer día, Moisés ascendió al monte Sinaí. La naturaleza estaba temblando bajo la presión de la Luz que se cierne sobre la Tierra. Sin embargo, la montaña parecía inflamada. Todos no lo vieron; solo los elegidos recibieron la gracia de tener esta visión para anunciarla a la gente.

Cuando Moisés subió a la cima, se creyó a sí mismo para siempre separado de la Tierra. Una felicidad indecible lo llenó, se sintió tan liviano que olvidó la gravedad de la tierra. Y el Señor habló a Moisés a través de Sus siervos y le dio los Mandamientos para guiar al pueblo de Israel hasta el día del juicio final, para que Dios pudiera establecer sobre Él Su Reino de mil años.

Moisés grabó las palabras y los mandamientos de Dios en tablas de piedra; La luz guiaba su mano.

A su siervo Moisés, Dios le dio diez Mandamientos que contenían la salvación del mundo y que, en su perfección, podrían facilitar la existencia de la humanidad.

Además, Dios le dio a Moisés la fuerza para atraer a todos los seres humanos que aún eran incapaces de entender. Dio explicaciones con cada palabra, con todo amor y solicitud por el ser humano incapaz de concebir la grandeza como se le había dado …

Moisés se quedó mucho tiempo en la montaña, también escribió los Mandamientos de Dios. como su interpretación.

Mientras tanto, los hijos de Israel habían acampado para una estancia prolongada al pie de la montaña; estaban esperando el regreso de Moisés. Al principio, su alegría fue grande y hablaron de su líder con entusiasmo. Luego, poco a poco, el interés disminuyó; encontraron el tiempo largo. Al final, el regreso de Moisés al esperar demasiado, el descontento comenzó a manifestarse. Aaron estaba indefenso. Ya no tenía la fuerza para apaciguar a los hombres, y todas sus palabras fueron al viento.

No hizo ningún esfuerzo y dejó que la revuelta estallara, sin intentar detenerla.

Ahora había en la gente un joven que contemplaba esta agitación fatal con gran aflicción. Como conocía muy poco a Aaron para pedir permiso para luchar contra el peligro, no se atrevió a adelantarse. Calmó a su séquito en secreto, pero su lenguaje era demasiado débil y su voz no llegaba demasiado lejos.

Este joven, Joshua, fue el único convencido firmemente del regreso de Moisés. Todos los demás se habían dado por vencidos y no querían escuchar acerca de Dios que, según ellos, los había abandonado. Instaron a Aarón a continuar en el camino a la Tierra Prometida, donde querían olvidar sus problemas.

Aaron objetó desesperadamente. Temía los peligros de lo desconocido. Si Moisés realmente había desaparecido, él quería persuadir a los hombres para que se establecieran aquí. Una vez que se tomó esta decisión, se anunció una junta general. Queriendo escuchar lo que tenía que decir, la gente vino corriendo por todos lados. Aaron habló de la siguiente manera:

“Mis hermanos, mis hermanas, escuchen mis palabras, porque deben saber lo que he decidido. Moisés no vendrá otra vez y nuestro Dios se ha ido con él. Estamos solos, sin protección, y no podemos dejar estos lugares sin estar protegidos por un dios. Este dios, debemos crearlo nosotros mismos y basar nuestro poder en él. ¡Para este fin, es esencial que cada uno de ustedes me reconozca como líder absoluto! Tan pronto como hayas cumplido esta condición, te mostraré una salida y te convertiré, en poco tiempo, en un pueblo rico. ¿Reconocerás mi voluntad?

El silencio se cernió sobre la multitud, un silencio mortal que duró varios minutos. De repente, un joven se paró junto a Aaron. Era Joshua.

– ¡Mis hermanos! Él imploró, no creas estas palabras, ¡el Dios de nuestros padres está siempre con nosotros!

La risa burlona, ​​primero aislada, se convirtió en un poderoso huracán que cubrió la voz del orador.

Con los brazos colgando, Joshua se acurrucó. Aaron sonrió victoriosamente.

– Es posible que desee someterse a este extraño. Pronto se sentirá decepcionado. Te convertiré en un dios al que verás con la frecuencia que desees. Dame tus joyas y tu oro, te haré un becerro de oro; ¡Él será tu dios!

Aarón tenía todo el oro que podía reunir, y con la décima parte hizo un ídolo. Dejó todo el resto a un lado, reservándolo para el momento en que le gustaría hacer valer su poder externo. Aarón quería convertirse en rey de Israel. Era el más rico, quería gobernar. Planeaba hacer de la gente una banda de ladrones que atacarían a los viajeros en el desierto y se apropiarían de la propiedad de otros … ¡

Que la gente adore al ídolo, que sea el símbolo de nuestra voluntad! ¡Debe darnos poder terrenal! Eso era lo que Aaron quería.

Esto es lo que sucedió mientras Moisés abrió su alma a la pureza y trabajó con amor por Israel …

Moisés bajó de la montaña …

Desde lejos, gritos salvajes llegaron a golpear su oreja y perturbar la paz de la montaña. La ansiedad lo ganó. Su solicitud, siempre alerta cuando se trataba de la gente, se sintió nuevamente cuando se acercó a él. ¿Una revuelta habría estallado?

Descendió, presionando el ritmo, saltando con facilidad y seguridad sobre los bloques de rocas que le impedían el paso.

Cuando llegó a la cima de la última pendiente, pudo ver el campamento. Disminuyó el paso y miró la lucha salvaje. ¿No se equivocó? ¿Estaban bailando estos hijos de Israel?

¿Fueron estas sus distracciones, su entretenimiento cuando recibió los Mandamientos del Señor? Lentamente, la decepción lo ganó.

Nadie notó el regreso de Moisés. La gente se entregó a una frenética danza alrededor de su ídolo … hasta que una voz de trueno sacudió el aire y la gente. De repente, se hizo un silencio de muerte alrededor.

Rojo de ira, Moisés se quedó en el lugar alto desde el que una vez habló a la gente y de donde ahora había expulsado a Aarón. Él había levantado sus manos en alto, estaban sosteniendo una losa de piedra.

Aquí están los mandamientos de mi Dios; Él los dio para ti, pero creo que ya no los necesitas. Sigue andando … corre hacia tu pérdida. Te dejo ahora. ¡Dios me eximirá de mi deber!

Una terrible caída siguió a estas palabras: Moisés había roto las tablas de la ley contra una roca. Luego bajó tranquilamente, pasó en medio de la gente, y mientras todos se alejaban temerosos, entró solo en su tienda.

Un joven estaba sentado allí, llorando. Moisés trató de ahuyentarlo, pero se compadeció de él y le preguntó:

“¿Qué quieres?

Al escuchar esta voz Joshua levantó la cabeza; un grito de alegría brota de sus labios. Se postró ante Moisés y le contó todo lo que había sucedido.

Moisés escuchó en silencio, sin interrumpirlo, y supo que esta vez, Aarón asumía la mayor parte de la responsabilidad.

Él oró a Dios y le pidió perdón a las personas que se habían extraviado.

Poco después, los delegados de la gente vinieron a rogarle que se quedara con ellos. Aarón también se levantó lloriqueando. Entonces Moisés nombró a Josué como cabeza en lugar de Aarón, y desde ese día lo consideró su propio hijo.

Así es como Josué apoyó a Moisés en su inmensa tarea. Juntos volvieron a escribir los Mandamientos y se los explicaron al pueblo de Israel. Moisés creó un verdadero estado con leyes precisas; Cualquier transgresión fue severamente castigada. Nombró jueces a quienes inició en todos. Durante años, vivió con la gente en el desierto, siempre en el camino a la Tierra Prometida. Cruzaron valles fértiles y se quedaron allí mucho tiempo hasta que la voz de su jefe les hizo tomar el camino nuevamente. El viaje pudo haberse completado en mucho menos tiempo, pero Moisés lo extendió a propósito para permitir que la gente se acostumbre a las leyes a través de una disciplina de muchos años. En el aislamiento, era más fácil sostener a las personas en sus manos.

Moisés le dio al pueblo de Israel todo lo que necesitaban para su ascensión. Su ejemplo ennoblece a la gente en tan poco tiempo que Moisés no pidió una extensión de su vida cuando la muerte llegó a la frontera de la tierra de Chanaan.

Echó un último vistazo a los hombres que respetuosamente rodeaban su cama. Entonces él puso su mano en la de Joshua y entregó el Espíritu …


FIN



http://mensajeros-de-la-luz.blogspot.com

https://mensajedelgrial.blogspot.com

“La  traducción del idioma francés al español puede restar fuerza y luz a las palabras en idioma alemán original …pido disculpas por ello”

https://mensaje-del-grial.org

http://andrio.pagesperso-orange.fr

https://plus.google.com/117414748667626814470

Anuncios
Sin categoría

LA GRAN BATALLA CONTRA LUCIFER (4)

fb_img_1542841602627-1604819327.jpgLA GRAN BATALLA CONTRA LUCIFER (4)
El camino del Hijo del Hombre hacia Lucifer y la lucha contra él.
Recibido por inspiración especial
[…]

Abismos se abrían, sobre los cuales la voluntad del Hijo del Hombre pasaba por encima.
Con la punta incandescente de su espada Él abría camino para sí
a través de la corja de figuras malvadas, que surgían continuamente
y aparecían siempre de nuevo.

Ni una forma se repetía allí, siempre de nuevo surgía una nueva excrescencia del infierno,
que insolente y perfidamente, a pesar de eso, en un miedo cobarde parecía reír malos.

Sin embargo, ellas no podían acercarse al Luminoso
que estaba rodeado por anillos resplandecientes y el que relujo cada vez más.

La fuerza irradiante irrumpía cada vez más poderosa del Hijo del Hombre,
cuanto más se acercaba la batalla final.

Él no miraba las escenas horrendas, que se pasaban en las aberturas rocosas y en las grutas.
Con la espada erguida Él se lanzaba cada vez más rápido hacia adelante,
pasando por una laguna de veneno, un lago negro y las terribles cuevas de la desolación.

Los más horrendos gritos que suena de allí le pasaban por el espíritu,
resonando: horrorizándose, un grito después de otro se rompía en la cubierta
y en las columnas del ambiente más bajo.

Las llamas de fuego ardían alto hacia arriba. Monstruos salvajes con terribles garras,
dientes y cuernos guardaban las entradas para el mayor recinto de la maldad, el pecado.

Donde, sin embargo, los pies del Enviado de Dios pisaban, allí, todo silenciaba.

Una rigidez parecida a la petrificación se apoderaba del ejército gigantesco que se comprimía,
el cual se aglomeraba hacia adelante como innumerables ratones nocivos oriundos de las profundidades.

Un trabajo, martillar, silbar y aullar atravesaba el aire.
Alrededor de la figura del Enviado de Dios circulaban rodeos luminosos en una enorme rapidez.
Sobre Él surgió una clara luminosidad deslumbrante y la ciudad de las tinieblas bramia estrepitosamente, que un toro herido y furioso.

Cada vez más atrás parecían retraerse las tinieblas,
cada vez más adelante e impetuosamente ellas eran perseguidas por el Hijo de la Luz.

Entonces, repentina y amenazadora, se elevó de abajo, en una claridad ardiente, la cara de Lucifer.
Irado, envuelto por rayos, en medio de espumas rojiza y envuelto por vapor y veneno.
Su aliento arrojaba fuego y un humo grueso.

Una tensión horrible se difundió debido al gran contraste.
El Hijo del Hombre se encontraba en las más profundas tinieblas, ante el más terrible momento.
Lúcifer se reía estrepitosamente,
desapareciendo aún más profundo y sus bandas surgían aún más numerosos, difundiendo horror.

Sin embargo, de repente hubo un zumbido fuerte atravesando el aire!
Todos se encogió. De pie y erecto, se encontraba Lucifer allí.

¡Él había arrojado la lanza hacia la Luz!

Pero la Luz la cogió con mano vigorosa.
En eso el manto protector cayó hacia atrás
y en su deslumbrante pureza se encontraba la Cruz irradiante en medio de las tinieblas.

¡Los rayos abrasadores alcanzaban el mal como si fueran flechas!

Gritando desesperadamente se inclinaban y se encogen los siervos de Lucifer.
El propio Lucifer bramia airado y corrió hacia el Hijo del Hombre, para luchar con Él.
Fue una lucha breve, la espada golpeó a Lucifer en la cabeza!
Él cayó y sus ojos gélidos miraban llenos de rabia al vencedor.

El Hijo del Hombre colocó su pie sobre la nuca de Lucifer,
él lo ató con su voluntad en las profundidades de las tinieblas
y una terrible tormenta rugió y aulló.

Los truenos remarcaban, las rocas caían abruptamente.
Lúcifer, sin embargo, ya no se movió. Él se encontraba atado junto al suelo.
También atadas y como que petrificadas decaían sus fuerzas sombrías alrededor de él,
sus auxiliares fieles.

El Hijo del Hombre, sin embargo, se elevó.
Luminoso, libre de las envolturas que le fueron colocadas en las tinieblas,
resplandeciente, como aclarado.

Después de un largo, profundo y serio tiempo, mientras se desarrolló la lucha con Lucifer,
el Hijo del Hombre despertó nuevamente hacia la existencia terrena. A su lado María.

Sonaban jubilosamente campanas, luminoso se encontraba el mundo,
los enteos adornaban la naturaleza para su Señor.

La paz se difundía por encima de la Tierra, pues las tinieblas estaban atadas.

Sólo la humanidad en un propio sufrimiento no podía notar nada de eso.
Ella no sabía que un enorme acontecimiento de inimaginable decisión
ya se había realizado en el Universo.

Es verdad que todas las excusas de las tinieblas todavía podían moverse sobre la Tierra.
Pero el Señor había puesto un punto en la voluntad de Lucifer.
Ahora sólo debería ser aniquilada todas las tinieblas sobre la Tierra y entre los seres humanos.

Los eternos estaban llenos de alegría.
Luz fluía del cielo en haces amplios y poderosos,
y la Voluntad de Dios fortalecía y llamaba a sus siervos en la materia. –

Parte del Capítulo Los testimonios de los acontecimientos de la Luz
( Zeugen des Lichtgeschehens )

Publicó el primer volumen de la obra Estela de épocas pasadas
( Verwehte Zeit erwacht – Banda 1-1935 ).

https://svdcomplementos.blogspot.com/2018/02/a-grande-batalha-iv.html

Sin categoría

LA GRAN BATALLA CONTRA LUCIFER (2)

.

LA GRAN BATALLA CONTRA LUCIFER
El camino del Hijo del Hombre hacia Lucifer y la lucha contra él.
Recibido por inspiración especial
[…]

Aquí y allá surgían otras fuentes negras, que burlándose se juntaban formando un arroyo,
el cual seguía fluyendo en el borde del camino.

Pero cuando el Hijo del hombre se acercó a la fuente y miró hacia abajo,
para aquel animal, éste arremetió su gran boca y gritó.

Entonces se deshizo en sí mismo y desapareció.
Algo como un papel amasado se pegó sobre el manantial, secando la fuente.

El Hijo del Hombre caminó hacia el estrecho y oscuro valle ya su lado María,
y él oía los gemidos de las fuentes al lado del camino,
las cuales se secaban todas, tan pronto él pasaba por ellas.

El suelo resonaba debido al trotear de una gran manada.
Eran grandes cerdos muy horrendos y erguidos,
que corrían allí gruñiendo para allá y para allá.

Ellos querían intentar un ataque, pero al llegar a la proximidad de la Luz,
que venía caminando hacia ellos, tuvieron que desaparecer.

Era como si se disolvían, dispersándose y desapareciendo.
Así se encontraba la Luz en el valle profundo,
envuelta por un manto que había sido dado por manos luminosas.

Las rocas comenzaron a temblar,
volviéndose un poco oscuras y levantándose a alturas funestas.

Escasas empinadas y lisas, las cuales pie alguno era capaz de escalar,
parecían como si fueran de pizarra.

Ninguna hierba, ningún tallo crecía en ellas,
pero se fijaban en ellas algo como lagartijas y batracas y moscas horribles.

Aquellos bichos gruñían en la superficie de las rocas con patas como de ranas,
deslizándose lenta y nuevamente hacia abajo.

Muchos comenzaban a subir siempre de nuevo,
otros caían allá arriba y se espaciaban en el suelo oscuro.

La sangre estornuda hacia arriba en emanaciones gaseosas,
de donde inmediatamente se desarrollaban de nuevo otros nuevos bichos.

La pareja luminosa también recorrió ese estrecho camino
y detrás de él aquellos seres horripilantes caían sin fuerza,
como carcomidos y disueltos.

Otros se quedaban pegados en las rocas con un miedo mortal en los ojos
y sus cuerpos se desvanecían.

Su piel se secaba, agrietaba, la carne caía y otros comían,
los huesos se iban deshaciendo
y miembro después de un miembro caía en las profundidades.

Los gemidos de dolor pasaban por los abismos.

Una estrecha y vertiginosa vereda llevaba de allí a un descenso abrupto.
En realidad existía algo como un pasamanos, un gradil,
pero al toque más leve se deslizaba, convirtiéndose en polvo de sierra en las manos.

De forma funesta se encontraba el abismo allí al lado,
de cuyas profundidades se elevaban vapores, los cuales tomaban formas.

Formas de especie muy diversa, horrenda.
Ellas poseían crestas como los dragones,
enormes bocas como de lobos y garras como tigres.

Los cuerpos eran curvados al estilo de los gatos,
llenos de flexibilidad, con rabos como de cocodrilos.

De sus bocas salían largas lenguas de especie malvada.
En cada lengua había una flecha que arrojaba veneno.
Algunas lenguas se dividían y lanzaban siempre nuevas flechas.

El Señor caminaba por el abismo de la calumnia.
El mal se encogió, escondiéndose. Eran tan peligrosos como cobardes,
tan inverosímiles como horribles y tan despreciables como asquerosos.

Y el Señor sacudió su espada sobre el abismo del mal.
Una espesa humo se elevó, como si esas monstruosidades fueran quemadas vivas.
En compensación vinieron de lo alto, pájaros del mal,
los cuales cerraban con sus alas todo el abismo.

El ruido de ellos era como el fuerte ruido de un huracán.
Ellos mantenían sus boquillas abiertas,
curvas como espadas turcas y con goteras enormes.

Los ojos ardían grandes y redondos como carbón dorado y las plumas parecían de metal.
Ellos querían atacar. Las garras enormes y afiladas dirigieron contra la Luz.
Ellos querían atacar con esas enormes garras, pero el fuego las quemó.
Con un grito salvaje los pájaros volaron hacia arriba,
mientras que una garra, golpeada por la espada, cayó en las profundidades.

Una sangre roja, espesa y caliente brotaba de la herida.
Los monstruos voladores quedaron enojados.
Con golpes de alas muy ruidosas llenaron el abismo que llevaba a una profundidad sin fin.
Cada vez más oscuro se iba convirtiendo, los acantilados se erguían cada vez más altos,
cada vez más estrecho, más apretado se convertía en el camino,
cada vez más profundo rumoraba el arroyo.

Los animales se precipitaban a gritos en el abismo.
De lo alto un radiante y claro rostro miraba al Hijo del Hombre.

Parte del Capítulo Los testimonios de los acontecimientos de la Luz
( Zeugen des Lichtgeschehens )

Publicó el primer volumen de la obra Estela de épocas pasadas
( Verwehte Zeit erwacht – Banda 1-1935 ).

(Continuará )

https://svdcomplementos.blogspot.com/2018/01/a-grande-batalha-contra-lucifer_23.html

Sin categoría

LA GRAN BATALLA CONTRA LUCIFER

.
LA GRAN BATALLA CONTRA LUCIFER
El camino del Hijo del Hombre hacia Lucifer y la lucha contra él.
Recibido por inspiración especial

[…] Y llegó un momento en que el Hijo del hombre tenía que darse cuenta de la gran golpe contra Lucifer. En silencio y aisladamente vivía él con María y algunos que él confiaba plenamente.

Una grave lucha se preparaba, la gran lucha contra Lucifer.

Los enteos se estremecían, la naturaleza estaba como que estaba reacia
y aguardaba la hora en que el mal debía ser encadenado con un golpe.

Una tensión se difundía sobre la Tierra,
como en aquella época en que los seres humanos asesinaron al Hijo de Dios.

Estaba opresivamente silencioso.

Los guardias enteales en Walhala llamaban a la lucha.
Ellos salieron como para cazar.
Tempestuosamente ellos pasaban por encima de la Tierra,
acosaban a los espíritus sombríos sobre los pantanos
y los charcos e impelían lo que era turbio, mal e impuro hacia abajo.

Corceles con valientes caballeros pasaban muy rápidamente por las nubes.
Los perros ladraban, innumerables legiones se lanzaban combatiendo a las brujas
y los monstruos que se encogían y se escondían miedosamente.

Ellos se mostraban como fantasmas sombríos,
oscuros y deshechos que se habían elevado a lugares a los que no pertenecían.

Así se abría ante el Hijo del Hombre un camino claro y abierto,
flanqueado por campos verdes y frescos. Este sería para conducir, Él y María,
hacia abajo, a una distancia silenciosa, extraña y erma.

No era oscuro, pero tampoco estaba claro y parecía que todo alrededor dormía.
El valle de los campos se estrechó, ni una flor florecía y ningún pájaro cantaba.
El camino, que se hacía cada vez más estrecho,
conducía suave e imperceptiblemente hacia abajo.

A las distancias se erguían montañas rocosas,
cubiertas con una hierba oscura y sobre ellas se distendía un cielo color de plomo,
que se asemejaba a un paño rígido, sin vida.

Todo esto comprimía fuertemente hacia abajo.
Se volvía más sombrío y las sombras se arrastra desde las profundidades,
que se condensaban imperceptiblemente. El tono grisáceo se puso negro.

Y siempre más estrecho se convertía el valle,
cada vez más oscuras las sombras y cada vez más truenas las montañas.

Una niebla se elevaba de una fuente que brotaba negra de la tierra
y burbujeaba echaba grandes burbujas.

Un gran monstruo, semejante a un sapo, miraba de allí,
el cual con patas de batranque quería ir más allá de la orilla del manantial,
intencionando agarrar las vestiduras claras de María.

En eso parecía como si también esas sombras quisieran elevarse de él.

Parte del Capítulo Los testimonios de los acontecimientos de la Luz
( Zeugen des Lichtgeschehens )

Publicó el primer volumen de la obra Estela de épocas pasadas
( Verwehte Zeit erwacht – Banda 1-1935 ).

(Continuará)

https://svdcomplementos.blogspot.com/2018/01/a-grande-batalha-contra-lucifer.html

Sin categoría

“En la Luz de la Verdad”

“En la Luz de la Verdad”
Mensaje del Grial

Los tres tomos de la obra “En la Luz de la Verdad” constan en un total de 168 disertaciones que, dispuestas progresivamente una sobre los contenidos de la otra, brindan una imagen completa de la Creación.

Las conferencias recopiladas en este libro fueron escritas entre 1923 y 1938, sin haber perdido su vigencia en la actualidad. Esta obra ofrece una descripción amplia y completa del mundo basada en leyes naturales, permitiendo reconocer al lector las interconexiones ocultas de la vida para ofrecerle así, una valiosa guía espiritual para su crecimiento.

La obra “En la Luz de la Verdad” es conocida alrededor del mundo gracias a sus contundentes respuestas a las grandes preguntas de la existencia humana, como ¿cuál es el sentido de la vida? ¿Hay justicia en el destino? Así como también sobre la vida después de la muerte.
Ha sido traducida a 23 idiomas y está disponible en más de 90 países.

El objetivo del autor fue acercar al lector a la verdadera vida, ofrecerle valiosos estímulos para el desarrollo de su personalidad y guiarlo en el camino hacia la realización que implica también la conciencia de Dios. Para ello, las conferencias contenidas en la obra “En la Luz de la Verdad” pretenden ser “faro y báculo “, independientemente de las creencias religiosas o la pertenencia a una determinada confesión. Abd-ru-shin nunca tuvo la intención de fundar una nueva religión, secta o comunidad religiosa.

Las explicaciones de la obra “En la Luz de la Verdad” se cimentan sobre leyes simples y comprensibles de la naturaleza, que se pueden aplicar eficazmente tanto al mundo exterior que nos rodea como a la vida interior del individuo (alma). Las explicaciones dadas hacen referencia a las típicas experiencias humanas,
subrayando los puntos fuertes y los débiles, y dan consejo no sólo ante defectos ocultos, sino también ante las numerosas posibilidades que la vida nos ofrece para el desarrollo espiritual. Con todo esto, el lector dispone de la posibilidad de re-descubrir el contenido de las disertaciones en su propia vida y reconocer así que son verdad. De esta manera, las experiencias espirituales que contienen una profunda intuición se podrán combinar con conclusiones objetivas y lógicas para generar una visión del mundo integral en la que no exista una división entre la búsqueda de la verdad científica y religiosa.

La obra “En la Luz de la Verdad” lleva un subtítulo ciertamente poco habitual: “Mensaje del Grial”. En la actualidad, el término “Grial” se lo asocia generalmente con las añoranzas y visiones que trasmiten los mitos y leyendas, así como las obras artísticas. Abd-ru-shin expone que estas historias trasmitidas se basan sobre un hecho real que es eje central para la existencia y conservación de toda la Creación. El concepto “Mensaje” muestra, a la vez, el origen especial y elevado del que provienen los conocimientos incluidos en las disertaciones.

El camino trazado por la obra “En la Luz de la Verdad” es un camino realmente claro y sencillo. No tiene nada que ver con arrogancia mística o esotérica, pero al igual que las enseñanzas de Jesús, es muy exigente. No se busca fomentar solamente un razonamiento individual, sin prejuicios y lógico, sino por sobre todo, la “firme voluntad de actuar por el bién”. Este esfuerzo y trabajo para modificar la propia personalidad en función de amor al prójimo puede guiar al ser humano a alcanzar la madurez espiritual.

A continuación, algunos de los muchos temas fundamentales a los que la obra “En la Luz de la Verdad” ofrece respuestas detalladas:

• Responsabilidad y destino/karma
• Muerte y reiteradas vidas terrenales / reencarnación
• La caída del hombre y el pecado original
• La sinopsis de este mundo y del mas allá
• La Gracia y el Amor del Creador
• Cuerpo, alma y espíritu
• Hijo de Dios e Hijo del Hombre

https://mensaje-del-grial.org/en-la-luz-de-la-verdad-mensaje-del-grial/