Vida después de la Muerte

«¡Soy Vida! Soy un mar de agua encerrado en esta bolsa membranosa»…

 

FB_IMG_1546295940851

“En este vacío de cognición superior y detalles acerca de mi vida normal [tras padecer el ictus], mi conciencia ascendió a un estado de “saberlo todo”, de “ser uno” con el universo…

«¡Soy Vida! Soy un mar de agua encerrado en esta bolsa membranosa»…

En lugar de un flujo continuo de experiencia que se pudiera dividir en pasado, presente y futuro, cada momento parecía existir en perfecto aislamiento…

Y estando así sumida en las profundidades de la falta de temporalidad mundana, los límites de mi cuerpo terrenal se disolvieron y me fundí con el universo…

Aceptada dentro de un capullo sagrado con una mente en silencio y el corazón tranquilo,sentí que la fuerza de mi energía se elevaba. Mi cuerpo cayó inerte y mi conciencia ascendió a una vibración más lenta…

Sentí que mi espíritu renunciaba a su unión con este cuerpo y quedé liberada del dolor.

“Me sentía como un genio liberado de su botella…
Esa ausencia de límites físicos, mejor que el mejor de los placeres que podemos experimentar como seres físicos, era una beatitud gloriosa… Aquel día especial aprendí el significado de simplemente «ser»…

“Toda mi concepción del yo cambió, porque ya no me percibía a mí misma como un individuo, un sólido, una entidad con contornos que me separaban de las entidades que me rodeaban.

Comprendí que en lo más elemental soy un fluido…

Mi Alma era tan grande como el universo y se regocijaba alegremente en un mar sin límites… En algún lugar en el fondo de mí había un ser jubiloso.

“Percibía a la gente como paquetes concentrados de energía”.

Dra Jill Bolte Taylor

Abd-ru-shin, En la Luz de la Verdad, Mensaje del Grial, Mensaje del Grial (enlaces), Vida después de la Muerte

“FALLECIDO”

FB_IMG_1546293076736

 

«HE AHÍ, en esa cámara mortuoria, un alma solitaria incapaz de comprender. Y no puede comprender, porque el hombre que yace en ese lecho se negó rotundamente, durante su vida terrenal, a creer en una supervivencia después de la muerte del cuerpo físico y, debido a eso, nunca se ocupó seriamente de ese pensamiento, burlándose siempre de cuantos hablaban de ello.

Desconcertado, mira a su alrededor. Se ve a sí mismo en su lecho de muerte, ve a personas conocidas que lloran por él, oye las palabras que pronuncian, siente perfectamente, por sus lamentaciones, el dolor que experimentan porque él ha fallecido. Le dan ganas de reír y gritar que vive todavía. Los llama … y, estupefacto, se percata de que no le oyen. Llama una y otra vez, grita más y más … pero los hombres siguen sin oírle, continúan lamentándose. La angustia empieza a hacer presa en él. Y, sin embargo, él escucha claramente su propia voz, siente perfectamente su cuerpo.

Oprimido, vuelve a llamar a gritos: nadie se da por aludido. Todos contemplan llorosos el cuerpo inerte que él reconoce como el suyo propio, pero que, de repente, se presenta como algo extraño, algo que ya no le pertenece; pues, efectivamente, se halla junto a su cuerpo,
libre de todos los sufrimientos que había padecido hasta entonces.

Con ternura, pronuncia el nombre de su esposa, arrodillada junto al que fue su lecho. Pero el llanto no cesa; ni una sola palabra, ni un solo gesto da a entender que le ha oído. Desesperado, se acerca a ella y la sacude vigorosamente por los hombros: ella no nota nada.
Ese hombre no se da cuenta de que toca y sacude el cuerpo etéreo de su esposa, no el cuerpo físico. Y su mujer, que, como él, nunca ha pensado en que existe algo más que el cuerpo terrenal, tampoco puede sentir su contacto con el cuerpo etéreo.

Un inefable sentimiento de angustia le hace estremecer. Una desoladora sensación de abandono le aprisiona contra el suelo, su consciencia se desvanece.

Lentamente, vuelve en sí, despertado por una voz que le es conocida. Contempla cómo el cuerpo que él poseyó en la Tierra está tendido entre flores. Quiere huir, pero le resulta imposible alejarse de ese cuerpo inerte y frío. Siente claramente que aún está atado a él. Pero otra vez se deja oír la voz que le sacó de su sopor. Es su amigo, que está hablando con otro. Ambos han traído una corona de flores y conversan entre sí mientras la depositan. Nadie más se encuentra allí.

¡El amigo! ¡Tiene que llamar su atención y la del otro, ellos que tantas veces fueron sus queridos huéspedes! Tiene que decirles que, por extraño que parezca, aún hay vida en él, que puede oír todavía lo que hablan los hombres! ¡Grita! Pero su amigo sigue hablando tranquilamente con su compañero. Mas lo que dice recorre sus miembros
como un escalofrío. ¿Es ese su amigo? ¡Así es como habla de él ahora!

Estupefacto, presta atención a las palabras de esos hombres con los que ha tomado tantas copas, con los que tanto ha reído, que tanto bueno dijeron de él cuando estaban sentados a su mesa, cuando frecuentaban su hospitalaria casa.

Marchan esos y vienen otros. ¡Qué fácil le resulta ahora conocer a los hombres! Muchos de los que tenía en gran estima le causan ahora repugnancia e indignación; mientras que daría muy gustosamente un agradecido apretón de manos a otros a los que nunca había prestado
la menor atención. Pero, a pesar de que gesticulaba y gritaba desaforadamente para demostrar que vivía, nadie le escuchaba, nadie notaba su presencia.

Un gran cortejo acompaña al cuerpo hacia la tumba, y él va sentado a horcajadas sobre el ataúd. Lleno de amargura y desesperación, no puede hacer otra cosa más que reír, reír hasta más no poder. Pero esas risas dan paso rápidamente a un profundo decaimiento; una gran soledad se abate sobre él. Se siente cansado … se queda dormido.

Al despertar, todo está oscuro a su alrededor. No puede determinar cuánto tiempo ha dormido, pero nota que ya no puede estar atado a su cuerpo terrenal como hasta entonces. Está libre, libre en medio de una oscuridad que pesa sobre él oprimiéndole extrañamente.

Grita … ¡ni un solo ruido! No oye ni su propia voz. Gimiendo, se deja caer hacia atrás. Pero se golpea duramente la cabeza contra una afilada piedra. Pasado un largo tiempo, vuelve en sí y descubre las mismas tinieblas, el mismo lúgubre silencio. Intenta levantarse de un salto, pero sus miembros le pesan, se niegan a prestar sus servicios. Con toda la fuerza de la desesperación más angustiosa, consigue ponerse en pie, y, vacilante, va tanteando aquí y allá. Una y otra vez, se cae al suelo, se hiere, se golpea a derecha e izquierda, contra las esquinas, contra los salientes, pero no consigue sosegarse: un impulso
irresistible le obliga incesantemente a tantear y buscar. ¡Buscar! Pero, ¿qué? Sus pensamientos son confusos, decaídos, desesperados. No acierta a comprender lo que busca, pero sigue buscando, y ese afán va empujándole hacia adelante, siempre adelante, hasta caer desfallecido, para volver a levantarse a fin de proseguir su peregrinación. Pasan, así, años, decenas de años, y, por fin, bañado en lágrimas, con el pecho jadeante de congoja … surge un pensamiento, un ruego: el grito desgarrador de un alma extenuada que desea el fin de su sombría desesperación.

Ese grito de infinita desesperación y de desesperanzado dolor, ese deseo de salir definitivamente de tal estado, da lugar al nacimiento del primer pensamiento. Trata de averiguar lo que le ha arrastrado a tan terrible situación, lo que le ha obligado a andar errante en medio de tinieblas. Toca a un lado, toca al otro … ¡áridas rocas! ¿Será esto la tierra? ¿No será, más bien, ese otro mundo en el que nunca pudo creer?

¡El otro mundo! Entonces, quiere decir que ha muerto y que, no obstante, sigue viviendo, si se puede llamar vivir a este estado. Pensar le resulta extremadamente difícil. Vacilante, prosigue la búsqueda …Vuelven a pasar años. ¡Hay que salir de aquí! ¡Hay que salir de esta
oscuridad! Ese deseo se convierte en una violenta pasión y acaba por transformarse en un anhelo, es decir, en un sentimiento más puro desligado de la burda pasión; y de este sentimiento nace tímidamente una plegaria.

Finalmente, la plegaria así nacida brota de lo íntimo de su ser como si fuera un manantial, y su alma queda invadida de paz serena y bienhechora, de humildad y resignación. Al levantarse para proseguir su peregrinación, una corriente de viva emoción recorre todo su cuerpo: ¡Está rodeado de una luz crepuscular! ¡Puede ver!

Allá lejos, muy lejos, se distingue una luz, una antorcha que le saluda. Rebosante de júbilo, extiende sus brazos hacia ella, cae de rodillas poseído de profunda felicidad, y da gracias a Aquel que le ha concedido la luz, le da gracias de todo corazón. Con nuevas energías, emprende el camino hacia esa luz. A pesar de que ella no se acerca, lo que acaba de experimentar le hace abrigar la esperanza de llegar a alcanzarla, aunque sea al cabo de varios siglos. Eso que le ha acontecido ahora puede repetirse, y, si lo pide humildemente, es posible que, por fin, sea conducido fuera de estas regiones pedregosas, para pasar a un país más cálido y resplandeciente de luz.

“¡Dios mío, ayúdame a conseguirlo!” sale apretadamente de su pecho rebosante de esperanza. Y, entonces, ¡qué alegría!, vuelve a oír su voz, muy débilmente todavía, pero la oye. La felicidad que experimenta le da nuevas fuerzas, y, lleno de esperanza, se pone otra vez en camino.

Tal es el principio de la historia de un alma en el mundo etéreo. Ese alma no podía ser calificada de mala. Sobre la Tierra, ese hombre pasó, incluso, por muy buena persona. Un industrial importante, muy ocupado, considerado como fiel cumplidor de todas las leyes
terrenales.

Y, ahora, un comentario de lo anteriormente expuesto: el hombre que, en el transcurso de su existencia terrenal, no quiera saber nada de que hay vida después de la muerte y de que, un día, habrá de rendir cuentas de su comportamiento, ese hombre se quedará sordo y ciego en cuanto pase al mundo de la materialidad etérea. Una vez despojado de su cuerpo físico, podrá percibir temporalmente lo que pasa a su alrededor, pero sólo mientras permanezca atado a su cuerpo terrenal, es decir, durante unos días o semanas.

Pero en cuanto quede libre de su cuerpo físico en descomposición, tal posibilidad desaparecerá. Y no oirá ni verá nada. Pero eso no será un castigo, sino algo completamente natural, ya que él mismo no quería ver ni oír nada del mundo etéreo. Su propia voluntad, que es capaz de dar rápidamente a lo etéreo una forma adecuada, no permitirá que ese cuerpo etéreo vea ni oiga. Ese estado durará hasta que, poco a poco, tenga lugar un cambio en ese alma. Que ello requiera años, decenios, y hasta siglos, es una cuestión que depende de cada hombre en particular. La libre voluntad del ser humano está estrictamente salvaguardada. Asimismo, sólo recibirá ayuda si la desea vehementemente, y sólo entonces. Nunca será obligado a ello.

La luz que ese alma, al cobrar la vista, acogió con tanto júbilo, había estado siempre allí, sólo que no había podido ser vista hasta ese momento. Por otro lado, esa luz es más diáfana y más intensa que como era percibida por ese alma, ciega hasta entonces. Cómo la verá, que
le parezca débil o intensa, eso depende sólo de ella. La luz no dará ni un solo paso para ir a su encuentro, pero permanencerá ahí. El alma podrá disfrutar de ella en todo momento; basta que sea humilde y lo desee verdaderamente.
Pero lo que acabo de explicar no es válido más que para esa particular categoría de almas humanas. Para otras, eso no se cumple. En las Tinieblas y en sus distintos planos no puede haber luz. Allí no acontecerá que un hombre, progresando en su evolución interior, llegue a
percibir repentinamente la luz. Para ello, es preciso, en primer lugar, que sea conducido fuera de ese ambiente que le retiene.

Ciertamente, se puede calificar de tormento el estado de un alma tal como acaba de ser expuesto, máxime si se siente invadida de una gran angustia y no abriga ninguna esperanza; pero ella ha sido la que no ha querido que fuera de otro modo. Sólo obtiene lo que ella misma se ha buscado, puesto que no quiso saber nada de una vida consciente después de abandonar este mundo. Pero no por eso ese alma puede suprimir su propia supervivencia, pues no le es dado disponer de ella. Sin embargo, se prepara un plano estéril en el más allá,
atrofia los órganos sensitivos de su cuerpo etéreo y, de ese modo, al pasar a la materialidad etérea, no podrá ver ni oír hasta que … hasta que, por fin, ella misma cambie de opinión.

Almas así pueden ser halladas, hoy día, a millones sobre la Tierra; almas que, a pesar de no querer saber nada de la eternidad ni de Dios, aún pueden ser calificadas de honradas. Los malévolos, naturalmente, lo pasarán mucho peor; pero no se hable de ellos ahora, sino sólo de los llamados hombres honrados. —

Cuando se dice que Dios tiene Su mano prodigando ayuda, quiere decirse que lo hace por medio de la Palabra, trasmitiéndosela a los hombres para indicarles cómo pueden liberarse de las culpas en que están enredados. La Gracia divina reside, desde un principio, en las inmensas posibilidades que se presentan al hombre en la creación, posibilidades que están a su entera disposición. Esto es de una magnitud tan enorme que no puede ser concebido por el ser humano; y no puede hacerlo porque nunca se ha ocupado de ello o, por lo menos, nunca con la debida seriedad, pues siempre que lo ha hecho, ha sido caprichosamente o con el fin de satisfacer su propia vanidad dándose más importancia.»

Abd-ru-shin
Mensaje del Grial

Confierencia “Fallecido” de la Obra Eterna “En la Luz de la Verdad”.

Editorial Publicaciones Hispanas del Grial, Stuttgart-Alemania.

Para la absorción apropiada del Mensaje de Grial….
es esencial leer las disertaciones en la secuencia dada.
De otra forma…habrán lagunas que imposibilitarán un entendimiento completo.

“La Obra “En la Luz de la Verdad”, es una fuente de Conocimiento Puro,

para todos aquellos quienes sinceramente buscan por La Verdad.”

Abd-ru-shin nunca tuvo la intención de fundar una nueva religión, secta o comunidad religiosa.

http://mensaje-del-grial.net
http://www.alexander-bernhardt.com
http://www.abdrushin.es
https://mensaje-del-grial.org
http://www.grailnet.info
http://www.graal.org

Mensaje del Grial de Abdrushin

 

Vida después de la Muerte

LA MUERTE…UN AMANECER

FB_IMG_1546239881537

La Muerte:  …un Amanecer

Después de que has atravesado este túnel, puente o puerta te encuentras al final de él rodeado por Luz. Esta Luz es más blanca que el blanco.

Es muy brillante y cada vez que te apróximas más a ella, te sientes más y más envuelto por el más grande , indescriptible e incondicional Amor que te hayas podido imaginar.

Elizabeth Kübler-Ross

Sin categoría

Por qué vivimos después de la Muerte

¿

Vivimos después de la muerte?

 ¿Cómo es posible que personas “clínicamente muertas” pudieran volver a de nuevo a la vida? ¿Qué sucede realmente durante la agonía?
Los nuevos conocimientos adquiridos por las investigaciones de la muerte y del sueño, las enseñanzas acerca de la reencarnación, la cibernética y la ecología nos obligan a cambiar nuestra visión del mundo y de la vida humana.
El autor sabe combinar los pilares científicos y espirituales del conocimiento, a fin de configurar una clara y coherente visión de conjunto, mediante lógicas explicaciones.
De este modo el lector comprende que la muerte es un proceso completamente natural, regido por determinadas leyes, claras y comprensibles.
Richard Steinpach trata además las siguientes preguntas:
• ¿Cómo puede ocurrir que sigamos viviendo después de la muerte?
• ¿Qué sentido tiene la vida?
• ¿Qué consecuencias trae el trasplante de órganos?
• ¿Por qué es indispensable que en la habitación de un moribundo reine el silencio?
Este libro es un regalo para todos aquellos que no apartan de sì los pensamientos sobre la muerte y lo que viene después.

Dr. Richard Steinpach

Sin categoría

Por qué vivimos después de la Muerte

Desde hace aproximadamente veinte años ..
se comenzó por primera vez a apreciar los informes de personas que regresaron …
desde el umbral de la muerte hacia la vida (Dr. Moody: “Vida después de la vida”).

Se dejó de considerar dichos informes como ideas descabelladas y…
tomándolos más en serio, se les sometió incluso a evaluaciones estadísticas.

Se evidenció una admirable coincidencia en lo experimentado..
por individuos de distintas clases sociales, pueblos y religiones.

Pero la investigación sobre la Muerte, que surgió a partir de ello…
ha podido hasta ahora solamente reunir el material..
mas no ofrecer una explicación de los informes.

En esta Obra se acerca el autor al fenómeno “por qué vivimos después de la muerte”…
exponiendo con una gran lógica de pensamientos …
y respaldos por los más recientes resultados de otras ramas de la ciencia.

Queda fuera de duda que la Muerte significa el abandono del cuerpo terrenal…
nuestro Ser,sin embargo…continúa viviendo.

Este conocimiento abre las puertas hacia una visión integral de nuestra existencia …

….y permite encontrar una Respuesta sobre el Sentido de la Vida.

Dr. Richard Steinpach