Sin categoría

Herbert Vollmann autor de “El Caminante de los Mundos”

FB_IMG_1544570602630

El seguir existiendo del Alma después de la muerte….

Nacimiento y muerte son el comienzo y el final de la vida terrenal, y nadie que todavía tenga una pequeña búsqueda de la verdad en sí mismo puede ignorar las dos preguntas importantes de cómo la vida entra en el cuerpo terrenal y dónde queda después de la muerte.

La mayoría de los humanos se han quedado estancados, en sus puntos de vista solo a lo terrenal, de manera que ya no se pueden desencallarse de ello. Por el unilateral educar del encadenado, por lo tanto, del intelecto transitorio, ellos han perdido una clave muy importante en su búsqueda de los acertijos de la vida, es decir, la capacidad de sacar conclusiones de lo que está “arriba”, en lo que se muestra “abajo” como un efecto. Además, incluso en el estudio de los efectos de ” abajo” se pueden obtener un conocimiento más elevado, considerando que las mismas Leyes están activas tanto en el mundo visible como en el mundo terrenal invisible.

Estas Leyes de Creación no solo moldean lo terrenal, sino también lo “Sobre terrenal”, y continúan afectando que nada se pierda en la gran Creación. Como resultado, la vida que ha dado paso a la muerte desde el cuerpo terrenal también debe tener una forma, y esta forma debe haber llegado a alguna parte. Y así es de hecho: la “vida formada” que abandona el cuerpo muerto, es el alma que pasa después de la muerte en forma humana al llamado “más allá”, un término colectivo para varias regiones diferentes.

A cuál lugar donde el alma llega allí está condicionado por la Ley de la Gravedad. Dependiendo de cómo se hizo ligera o pesada en la tierra a través de sus pensamientos y acciones, se levanta o cae después de su partida a la región que tiene el mismo peso que el alma, donde luego se siente atraída por su igualdad.

El humano tiene sobre el vivo acontecimiento en la Creación demasiado estrechos y unilaterales conceptos, así como sobre la continuación del alma después de la muerte, si realmente cree en ello. Él es a menudo de la opinión de que el alma se va a descansar después de la muerte.

Justo lo contrario es el caso:

¡Si el Alma después de la muerte quiere seguir viviendo,
entonces no puede dormir, sino, que se tiene que mover!

¡Debido a que sólo el movimiento es vida!

Frases como: “Él fue al descanso eterno” y “Descanse suavemente!” por lo tanto,
dan un concepto completamente falso de los eventos en el más allá.

Herbert Vollmann

Del Maravilloso Libro “El Caminante de los Mundos”
(Escrito en las cercanías del Abd-ru-shin)

Traducido por Michael Wirz

http://www.microorganismos-efectivos.com/?s=Caminante+de+los+mundos

Anuncios
Sin categoría

Herbert Vollmann ,El Caminante de los Mundos

En el más allá prevalece intensa actividad y el experimentar es mucho más fuerte y más rico allí que aquí en la tierra. El humano encuentra en el más allá todo lo que pensó y sintió en la tierra. Son sus obras cuales le siguen o cuales le esperan, las buenas como las malas. Solo ellas ya serian suficientes, de no dejarle llegar a descansar. ¡Por lo tanto, de un descanso personal o descansar de los muertos hasta al Juicio final, no puede haber ningún discurso!

El “resucitar al Juicio Final” tiene un significado muy diferente de lo que los humanos se lo piensan:

                    ¡No todos los muertos…sino todo lo muerto debe ser despertado!

Esto incluye las características maliciosas latentes como dormidas en las almas humanas, que están despertando por la Fuerza de Dios, fortalecidas en el momento del juicio, es decir, están forzadas al movimiento más elevado, para que ellos se juzguen a sí mismos en ello.

Aquellos que fracasan en este gran juicio del mundo como resultado del fracasar por su propia culpa aquel decae a la “otra muerte” que es la “eterna”. Él pierde su autoconciencia laboriosamente adquirida.

           Es por eso, que el humano nunca olvida su verdadera meta de su ser: ¡El Paraíso!

El camino hacia allí conduce a través del más allá;

La muerte terrenal solo es una Puerta en ese camino,
que continua más allá de lo terrenal que ofrece al caminante de los mundos
a niveles superiores, una perspectiva sorprendente a otro mundo terrenalmente invisible
cual aún está mucho más potente y más bello que la tierra.

                                                    Herbert Vollmann

Del Maravilloso Libro “El Caminante de los Mundos”
(Escrito en las cercanías del Abd-ru-shin)

Traducido por Michael Wirz

http://www.microorganismos-efectivos.com/?s=Caminante+de+los+mundosFB_IMG_1544555596574