Sin categoría

JESÚS “EL VERBO ENCARNADO” (12)

Foto-Semana-Santa...
                           El VERBO ENCARNADO ( 12)

Las palabras de Jesús, que habían tocado los corazones, fueron olvidadas. Todos llevaban en sus corazones solo ira y desilusión. Ellos lo maldijeron. Querían su muerte porque los sacerdotes también la querían. Todos estaban del lado de los sacerdotes porque la llamada hecha por ellos había emocionado tanto a la gente que se dejó atrapar. Cada palabra era un veneno que ardía en ellos y no les daba tiempo para pensar.

Así se redactó la opinión pública contra Jesús. Pero Pilato no lo sospechó cuando subió al balcón de su casa para, como todos los años ese día, hacer gracia a un prisionero. Preguntó a cuál liberar, el asesino Barrabás o Jesús. Grande fue su sorpresa cuando la multitud se decidió en contra de Jesús. Regresó y trajo a Jesús a su lado en el balcón. La gente gritaba al ver al Hijo de Dios.

Pilato no pudo explicárselo y trató de convencer a la gente de la inocencia de este hombre. Pero entonces gritaban con rabia renovada.

– ¡Crucifícalo! gritó una voz estridente, y la multitud desencadenada repitió:

“¡Crucifícalo!

Pero Pilato todavía dudaba.

– ¡No veo ningún defecto en él!

Sus palabras cayeron como gotas de agua sobre las brasas. Apenas pronunciadas, ya se habían evaporado. Aun así, Pilato no estaba dispuesto a crucificar a este hombre. Quería salvarlo.

Fue entonces cuando las palabras amenazadoras brotaron de una boca que no era la de ningún hombre fuera de la gente. Anónimo, un hombre estaba de pie entre la multitud … ¡Caifás! Y este hombre amenazó a Pilato porque estaba incumpliendo su deber. De hecho, todos los romanos tenían el deber de ejecutar a los que traicionaban al imperio.

Ningún otro pudo haber tenido tal lenguaje. Nadie habría pensado en este truco. Solo Caifás era capaz de hacerlo, el que tenía un feroz odio por Jesús y que, gracias a la malicia maliciosa, aprovechó rápidamente esta última oportunidad.

Así pues, tenía razón del romano Poncio Pilato que, encogiéndose de hombros, abandonó a Jesús a su suerte.

Hizo lo que pudo hacer. No pudo hacer más. ¿Qué le importaba más de un derecho en la Tierra? No podía poner su posición en la línea por su culpa.

Nuevamente los puños bárbaros agarraron a Jesús y lo empujaron hacia adelante. Se cargó con su cruz y la corona de espinas fue empujada aún más profundamente sobre su cabeza. Luego nos dirigimos a Gólgota.

El camino era largo y doloroso. Los hombres de pie junto a la carretera miraban con curiosidad. Bajo el peso de la cruz, Jesús se movía tan rápido como podía, pero su cuerpo ya estaba debilitado. Pocos pensamientos surgieron en él durante este paseo. Sólo una vez creyó haber oído a su madre. Levantó los ojos y vio, en medio de la multitud, el rostro de María con ojos desesperados.

Así que él le sonrió para tranquilizarla.

La cruz pesaba más sobre sus hombros. Bajo su peso, Jesús caminó casi hasta el suelo. En ese momento escuchó a uno de los soldados decir:

“¡Va a morir en el camino! ¡Ya no puede llevar la cruz!

Jesús vio a los hombres solo como a través de una espesa niebla. Apenas podía oír las palabras pronunciadas cerca de él. Sintió que sus rodillas se doblaban debajo de él y se derrumbó.

Este descanso de unos pocos minutos fue beneficioso para él. A Jesús le hubiera gustado permanecer así y nunca despertarse, pero sintió que lo estaban echando a un lado y reunió su fuerza para continuar su viaje.

Alguien más estaba cargando la cruz ahora, pero Jesús no podía ver nada. No sabía cómo llegó a Gólgota. Solo entendió que se llegó al lugar cuando lo detuvieron mientras él quería continuar. Tembloroso, permaneció de pie y miró a su alrededor, con los ojos apagados.

Por órdenes lanzadas en voz alta, la cruz fue izada. Entonces nos acercamos a él. Tres hombres con puños brutales le arrancaron la túnica y la ropa. Los gritos descendieron desde la parte superior de las cruces ya erigidas en Gólgota, porque dos ladrones, esperando la muerte, se unieron a él. Jesús los miró y vio sus caras convulsionadas.

Sintió que su cuerpo estaba rodeado de cuerdas y levantado lentamente. Sus sentidos se oscurecieron. Pero luego un dolor agudo lo atravesó y lo hizo brutalmente consciente. Un clavo perforó sus pies, que descansaban solo sobre un pequeño bloque de madera. Jesús apretó sus labios. No tengo quejas … nada …! Cuando sus manos fueron perforadas, Jesús permaneció igual de impasible.

Su cabeza se hundió, su barbilla descansando sobre su pecho. Nadie se dio cuenta de que estaba sufriendo. No estaba gritando y este simple hecho levantó a la población contra él de nuevo.

– ¡Si eres el Hijo de Dios, ayúdate! ¡Pero solo ayudaste a otros! Mira, él no puede ayudarse a sí mismo! ¡Baja de la cruz!

Estas fueron las palabras que subieron al crucificado. Y uno de los ladrones que estaba a su lado tiraba violentamente de las cuerdas que lo sujetaban y, en la muerte, todavía se burlaba de él, mientras que al otro lado una voz lastimera imploraba:

Señor, recuérdame cuando tú entrarás en tu reino!

Y, por primera vez, Jesús encontró la palabra:

“¡Hoy incluso estarás en el Paraíso!”

El crepúsculo lo envolvió de nuevo. Jesús no vio a los que derramaron lágrimas bajo la cruz. Una vez más, recuperó la conciencia y miró a los jefes de los que lloraban. Vio a María y, a su lado, Juan y gentilmente dijo:

– ¡Aquí está tu hijo y aquí está tu madre, Juan!

Nuevamente los hombres lo insultaron. Entonces Jesús habló:

– ¡Padre, perdónalos, porque no saben lo que están haciendo! Luego hubo silencio.

Fue solo después de horas que Jesús abrió sus ojos nuevamente y pidió agua; tenia sed

Uno de los soldados que jugaba a los dados, se levantó y le dio una esponja húmeda en el extremo de un palo. Entonces todo se volvió como antes …

Jesús vivió solo en el estado de semi-consciencia. Una vez más, Lucifer se le acercó. Jesús se asustó y gritó:

“Padre, ¿por qué me abandonaste?

Entonces el maligno desapareció y Jesús vio innumerables legiones de ayudantes luminosos. Él los reconoció, todos los que lo habían escoltado a la Tierra, y una bendita alegría vino sobre él.

                                           En un suspiro, sus labios exhalaban:

                                                     “¡TODO SE HA LOGRADO!”

                                                                      FIN

http://andrio.pagesperso-orange.fr

     “La  traducción del idioma francés al español puede restar fuerza y luz
        a las palabras en idioma alemán original …pido disculpas por ello”

 

https://mensaje-del-grial.org

 

hqdefault (6)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s